Cultura |

Pachi Herrera: el charango como puente entre los ancestros y la música actual

Afincado en Cuesta Blanca, Pachi Herrera, el gran músico jujeño, acaba de lanzar su quinto disco "Pachi Herrera en vivo", grabado en Studio Theater Córdoba. Viene de ser jurado del Pre Cosquín en la Patagonia, donde se encontró con charanguistas de todas partes y acaba de crear el Club del Charango Córdoba

Por Carlos Ruiz

Comenzaba la década del noventa. En el centro de la ciudad de San Salvador de Jujuy funcionaba la peluquería de los hermanos Chani. Un lugar en el que no sólo se cortaba el pelo, a la manera “rústica” de la época, sino que también se daban clases de guitarra gratis. Todas las tardes, llegaban grupos de diez o quince chicos a aprender entre tijeras, peines, asentadores de cuero y navajas. Entre espejos esmerilados y un sillón de peluquero para cada uno de los hermanos -Juan, Luis, Foro y Amaranto-, los profes peluqueros sabían transmitirles el amor por la música. Amaranto pronto descubrió la fascinación que uno de ellos tenía por el charango. Al niño le decían Pachi y no dudó en enseñarle a tocar el tradicional instrumento jujeño elaborado con el armazón del quirquincho. Poco después le vendió a su padre el primer charango que Pachi tuvo en sus manos. Siguió sus estudios con Rolando Martínez, uno de los músicos de Jaime Torres, a quien conoció a los doce años, acompañado por su madre. A los catorce viajó a Europa tres meses, acompañando con el charango a un ballet de Jujuy. A los dieciséis llegó uno de los momentos de aprendizaje más importante de su carrera: el maestro humahuaqueño Ricardo Vilca lo convocó a integrar su banda. La hermosa experiencia sólo duró algunos meses porque Pachi se radicó en Córdoba. En la ciudad formó, junto a unos amigos jujeños, Inti Huayra, una banda que recorrió durante quince años los mejores escenarios del país y dejó cuatro discos grabados. Sin saberlo, Amaranto había modificado la línea temporal para crear esta que nos trae hasta hoy, donde Pachi Herrera, de cuarenta y tres años, es uno de los mejores autores y charanguistas de la Argentina, con una trayectoria en pleno ascenso.

En 2014 Pachi Herrera se lanzó como solista y lleva editados cinco discos: “Variablemente” (2015); “El Calladito” (2017); “Charanguenado” (2019); “Al viento” (2021) y el último “Pachi herrera en vivo” (2022), lanzado a fines de noviembre en todas las plataformas digitales.

“Siempre me movió la tierra, nuestros ancestros. Traigo en mis composiciones aquello que aprendí de los ancestros pensando en lo que puede aportar a las generaciones venideras” “Siempre me movió la tierra, nuestros ancestros. Traigo en mis composiciones aquello que aprendí de los ancestros pensando en lo que puede aportar a las generaciones venideras”

-Acabas de llegar de la Patagonia, ¿Qué te llevó por aquellos lados?

-Me invitaron a ser jurado del Pre Cosquín. Algo nuevo para mí, nunca había sido jurado. No se si quería serlo, pero acepté porque la gente de allá es maravillosa. Volví con muchas enseñanzas, pude componer canciones nuevas, conocí cantores y cantoras comprometidas con su tierra y me dije "qué bueno que es todo esto".

- ¿Sobre qué estas componiendo? ¿Cuáles son las temáticas que te interpelan, que te movilizan?

-Siempre me movió la tierra, nuestros ancestros. Traigo en mis composiciones aquello que aprendí de los ancestros pensando en lo que puede aportar a las generaciones venideras. Pero no me quedo sólo con eso. También comparto obras con otros autores y me abro en abanico para dar cuenta de lo que les pasa a otras personas, porque si no me quedo con lo que yo pienso y digo solamente. Me gusta buscarle democracia a la composición.

Pachi TRES.jpg
El músico Pachi Herrera se encuentra actualmente radicado en Cuesta Blanca, en el Departamento Punilla.

El músico Pachi Herrera se encuentra actualmente radicado en Cuesta Blanca, en el Departamento Punilla.

-En esos encuentros nacen cosas maravillosas como el tema “Pachamama”, que compusiste junto a Ramiro González ¿Cómo se compuso ese tema?

-Ramiro es un compositor tremendo, un gran artista, un poeta de los imprescindibles de este tiempo. En el momento que compusimos Pachamama éramos vecinos en Cuesta Blanca, nuestras casas estaban pegadas. Hicimos una ceremonia de una Pacha juntos y le ofrendamos canciones a la Tierra. Él me decía que es la mejor ofrenda que nosotros, como cantores, podemos hacerle. Pasaron unos días y me trae un poema que había escrito en base a lo que vivimos ese día. La leí y no podía parar de llorar, porque me voló la cabeza. Entonces veo a Ramiro que pasa por mi casa, se iba a hacer unas compras, y le silbé, no lo dejé llegar a la esquina. Tenía un ronroco a mano y le hice escuchar lo que había compuesto, ahí mismo. A Ramiro le encantó tanto como a mí el poema. Después la grabó en su disco y yo fui de invitado y yo la grabé en el mío y él vino de invitado. La canción empezó a volar, la grabó Bruno Arias en el disco que estuvo ternado en los premios Gardel. La grabaron muchos más, se hizo imparable. Es una canción prácticamente nueva, tiene poco tiempo. Según la periodista Silvia Majul, que hizo un relevamiento (antes de la pandemia), es una de las canciones más cantadas del festival de Cosquín, la que más versiones tuvo. Es una canción que nace del corazón. No fue pensada para venderla comercialmente, fue hecha con amor, y la canción voló y sigue volando ¿hasta dónde llegará?

- ¿Qué significa para vos el charango? Es un instrumento muy particular.

-El charango, con ese tamaño chiquito, es un instrumento en el que cabe toda Latinoamérica. Y siento que es así. Un instrumento pariente de otros instrumentos que hay en Brasil, en Chile, en Colombia, en Venezuela, en Cuba, en México. Sacando las fronteras políticas, en el norte de Argentina, Chile, Perú, Bolivia, tenemos una similitud tremenda. Si seguís la cordillera para arriba y para abajo pasa exactamente lo mismo. Vengo del sur y la orquesta latinoamericana Pú Pichikeché de Esquel tiene como diez charangistas y tocan muy bien.

Pachi DOS.jpg
Fotos: Cortesía Prensa Pachi Herrera.

Fotos: Cortesía Prensa Pachi Herrera.

Club del Charango

- ¿Qué es el Club del charango que estás formando en Córdoba?

-A principios de año hice una convocatoria para hacer unos talleres a través del Fondo Nacional de las Artes, con la idea de formar el Club del Charango en Córdoba. Pensaba que vendrían cinco o seis charanguistas y se anotaron 65.

Hay una gran movida charanguera en todos lados, en todas las provincias. A mí me sorprende. Actualmente estoy dando talleres en Carlos Paz y tengo 30 charanguistas ahí y forman parte del Club de Charango Córdoba. Por primera vez Córdoba tiene su grupo grande, como orquesta. Estamos tratando de llevar el charango lo más lejos posible. Este instrumento tan nuestro, tan latinoamericano. Tratar de darle protagonismo. Sigue siendo un instrumento que se hace a mano, con maderas, tratando de darle un sonido más profesional, además de proteger al animalito que le dio origen.

- ¿Cómo se llama tu charango?

Se llama Amaranto, como mi primer maestro.

Escuchá acá Pachamama, grabado en Studio Theater en mayo de este año con infinidad de músicos invitados:

Embed

Podés leer más notas de Carlos Ruiz en este enlace.

Dejá tu comentario