robos | covid-19 | Río Cuarto

Denuncian robos a una víctima de Covid-19 en el Hospital

Familiares de una mujer de 53 años que perdió la vida a causa del virus dicen que no les devolvieron el celular y la billetera, y presentarán una demanda penal.

Luego de que se hiciera público el pedido de la hija de la maestra de Vicuña Mackenna que falleció de Covid-19 para que le devuelvan las pertenencias de su madre, quien estuvo internada en el Nuevo Hospital San Antonio de Padua de Río Cuarto, en las próximas horas se presentará en los Tribunales locales una denuncia penal por una situación similar. Al respecto, Federico Viotti, hijo de otra paciente que perdió la vida a causa del virus en el centro de salud, aseguró a Puntal que su madre sufrió robos y el objetivo de la demanda es conseguir una respuesta y que la situación no vuelva a repetirse.

La acción no es en contra del Hospital ni de una persona en particular. Lo que se pedirá es que la Justicia investigue qué pasó y por qué desaparecieron los objetos de la mujer.

“Me causa una angustia muy grande hacer la demanda por lo que hicieron dos o tres personas. El Hospital no deja de ser una institución muy noble y querida por lo que ocurrió. De todas maneras, nosotros tenemos una impotencia y un dolor muy grandes, porque hemos recibido un gran destrato, algo que nadie se merece”, afirmó Viotti.

-¿Cómo fue el caso de tu mamá?

-Mi mamá (Irma, de 53 años) ingresó al Hospital en la madrugada de un viernes y falleció el miércoles a la mañana (14 de abril). Llegó en ambulancia (desde Vicuña Mackenna) y estuvo 53 minutos en camilla esperando en la vereda para ingresar. Reclamamos varias veces para que pudiera entrar porque estaba tiritando, a punto de desvanecerse. Uno entiende el colapso, pero es una situación difícil de vivir. El día después de su muerte, el jueves 15 de abril, fui a buscar sus pertenencias. No había nada de gran valor, pero estaba su celular, la billetera con algo de dinero y las tarjetas de crédito, entre las que estaban las de mi abuela, a la que mi mamá le cobraba la jubilación y le hacía los trámites. Nos interesaban las tarjetas, porque para recuperarlas hay que hacer trámites engorrosos, y el celular, por las fotos y los recuerdos. Cuando llegué al Hospital, me atiende un enfermero, me da algunas de las partenencias y me dice que el teléfono y la billetera no están, y me pide que vuelva al otro día porque el encargado no estaba. Al día siguiente (el viernes 16) volví al Hospital, con todo lo que implica entrar a ese lugar a pocas horas de haber perdido a mi madre. Estuve esperando una hora y media en el pasillo porque nadie me atendía. Me tuvieron a las vueltas, hasta que me dijeron que ya me habían entregado todo, pese a que uno de los enfermeros había reconocido que faltaban la billetera y el celular. Insistí en que faltaban cosas y me dijeron que iban a averiguar.

“Me causa una angustia muy grande hacer la demanda por lo que hicieron dos o tres personas. El Hospital no deja de ser una institución muy noble y querida por lo que ocurrió. Nosotros tenemos una impotencia y un dolor muy grandes”.

-¿Qué ocurrió después?

-Fui varias veces más e hice muchos llamados y no pasó nada. Hablé con un abogado y me dijo que antes de hacer la denuncia habláramos con el director del Hospital y el jefe de la terapia. Hablamos con ellos y me terminaron diciendo que estas cosas pasan. Esa fue la respuesta: que estas cosas pasan. Una verdadera vergüenza.

-¿Ya presentaron la denuncia?

-La vamos a presentar en las próximas horas la denuncia. Casualmente, hoy (por ayer) vimos la nota que salió en el diario sobre otra mujer de Mackenna a la que pasó lo mismo. Evidentemente, estas cosas pasan y es lamentable que nadie se haga responsable. Hay que ser miserable en la vida para robarle las cosas a una persona fallecida. Nosotros no queremos que se manche el buen nombre del Hospital, pero alguien se tiene que responsabilizar. Mi papá, mis hermanas y yo lo único que buscamos es un pedido de disculpas. La familia está muy golpeada por la muerte de mi mamá y esta situación no hace más que remover el dolor. No pretendemos recuperar el dinero, queremos un pedido de disculpas y que lo que nos pasó a nosotros no vuelva a suceder.

Dejá tu comentario