Economía | tarifas | Alberto Fernández | Energía

Royón estimó que habrá subas de tarifas de hasta 5.000 pesos

La flamante secretaria de Energía anticipó que seguramente esta semana se conocerá el nuevo esquema. Señaló la necesidad del ahorro y la eficiencia energética.

En un claro contraste con la política energética de los anteriores gobiernos kirchneristas y de la que aplicó hasta ahora el del presidente Alberto Fernández, la nueva secretaria de Energía, Flavia Royón, enfatizó ayer la importancia del ahorro y la eficiencia energética, aunque se cuidó de dar demasiados detalles sobre los aumentos de tarifas que –dijo- se conocerán “los próximos días”. No obstante, estimó que habrá subas de hasta 5.000 pesos, según los consumos.

“Si no reducimos el déficit (fiscal, que en gran medida se debe a los subsidios a la energía), se termina en el impuesto más injusto de todos, que es la inflación”, dijo la integrante del equipo económico que encabeza Sergio Massa y exsecretaria de Energía y Minería de Salta.

Por un sistema más justo

“Queremos que el sistema sea más justo y que de hablar de subsidios pasemos a hablar de eficiencia, no solo en el consumidor, en las casas, que concienticemos que la energía es un bien preciado que hay que cuidar”, dijo la funcionaria en una entrevista por Radio Mitre e insistió en que “la agenda de eficiencia energética” debe aplicarse “tanto en la oferta como en la demanda”.

El énfasis de la flamante secretaria es el exacto opuesto de los gobiernos de Cristina Fernández, quien se jactaba del alto consumo de energía residencial. “¿Saben cuántos barriles por cabeza, por cabecita de argentino consumimos en la Argentina? 2,53 barriles de petróleo anuales. ¿Saben cuántos barriles per cápita consume Brasil por año? 0,59; Chile, 0,89; y Brasil, 0,92. O sea, que en la Argentina, per cápita en consumo energético, por así decirlo, consumimos 329% más que Brasil, 184% más que Chile y 174% más que Uruguay”, subrayaba en 2013 la entonces presidenta en un discurso en Río Gallegos, al cotejar el consumo energético argentino contra países de PBI per cápita similar, uno de clima comparable, como Chile, dada la extensa frontera longitudinal, y otro como Brasil, de un desarrollo y un tamaño industrial muy superior al de la Argentina.

Ahora, sin embargo, ante el déficit energético, el creciente costo fiscal en subsidios y la importación de combustibles, que presiona sobre las escasísimas reservas del Banco Central y genera expectativas de devaluación, el equipo económico que encabeza Massa enfatiza las virtudes del ahorro y la eficiencia energéticos.

Royón dijo sentirse halagada por la “visión federal” de Massa al designarla y que está trabajando en “muchos temas pendientes” junto con los equipos técnicos del área energética.

Destacó la reglamentación del decreto del régimen de acceso a las divisas para la producción incremental de petróleo y gas, que estaba pendiente desde febrero pasado.

Contra reloj

Respecto de la segmentación, dijo: “Estamos trabajando contra reloj, la expectativa era hacerlo este jueves, pero no es un tema sencillo, la base de datos es importante y la premisa es que esta es una actualización de tarifas para quien realmente la pueda afrontar”, explicó Royón, quien dijo que están cruzando bases de datos para evitar errores. Mucha gente, señaló, no se anotó en el “Registro de Acceso a los Subsidios Energéticos” (Rase) por falta de acceso a internet y se busca evitar que hogares de bajos ingresos sean alcanzados por los aumentos. “Queremos que el subsidio llegue al que más lo necesita y que tengamos un sistema más justo; esto es una prioridad, entendemos que no tiene que pasar de los primeros días de la semana que viene”.

“Si no reducimos el déficit, termina siendo el impuesto más injusto, que es la inflación”, enfatizó la funcionaria. En cuanto a los tres segmentos (de altos, medios y bajos ingresos) sobre los que se aplicarán las nuevas tarifas, dijo que no necesariamente los 4 millones de personas que no se anotaron (en el Rase) tendrán aumento. “Hay gente que no se anotó y tiene condiciones de vulnerabilidad, las estamos buscando para identificarlas y que no le llegue la actualización”.

En cambio, señaló que quienes no se anotaron y son de alto poder adquisitivo (más de $ 365.000 de ingreso del hogar) tendrán una actualización en tres tramos. “El primer tramo va a ser, si uno quiere, el más importante. Las últimas dos cuotas, por decirlo de alguna manera, van a ser menores”, señaló. Consultada sobre los valores que tendrían las nuevas facturas, dijo que “depende de los consumos de cada uno”, aunque los montos de aumento –arriesgó- pueden ir “de $ 1.200 a 4.000 o 5.000 pesos”.

“Queremos que el sistema sea más justo y que de hablar de subsidios pasemos a hablar de eficiencia, no solo en el consumidor, en las casas, que concienticemos que la energía es un bien preciado que hay que cuidarlo”, enfatizó la funcionaria, quien dijo que pretende llevar “la agenda de eficiencia energética” tanto a la demanda como la oferta de energía.

La premisa, señaló, es que “la tarifa social no va a sufrir actualización; la idea es atender al que más lo necesita” y que las personas de alto poder adquisitivo “tengan claridad de cuánto va a ser la actualización”. Al respecto, señaló que los aumentos van a ser menores a la evolución de los salarios, medida por el “Coeficiente de Variación Salarial”, pero a su vez destacó que con los aumentos salariales que hubo “ya llevamos retraso” en la actualización de tarifas. Además, precisó que el aumento será en tres tramos, el primero de los cuales será en septiembre.

Dejá tu comentario