Deportes |

"Hoy la FIFA es un organismo más cercano, más humanizado"

La abogada cordobesa es la primera mujer que representa a Argentina en la matriz del fútbol mundial. Desde octubre del año pasado integra la Cámara de Resolución de Disputas, que entiende en conflictos entre clubes y jugadores de carácter internacional. En los ocho meses que lleva en el cargo, ya le tocó participar en la resolución de diecinueve litigios. "Es un reconocimiento al trabajo y la dedicación", afirma sobre su designación. 

Por Hugo Caric

“Si no puedes con tu enemigo, únete a él”. Un poco más de dos décadas atrás, Luis Fernando Taboada, quien fue apoderado de la delegación cordobesa de Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA), hizo propia la frase que se le atribuye al físico alemán Albert Einstein. “Le gané un juicio y me invitó a trabajar en su estudio jurídico, porque le gustó mi desempeño. Al principio le dije que no, porque yo estaba trabajando en otro sindicato, el de empleados de comercio, pero luego acepté”, cuenta la abogada Stella Maris Juncos al hablar del puntapié inicial de su relación con el fútbol. “De a poco me fui involucrando en el tema y profundizando sobre lo que era el Convenio Colectivo de Trabajo. En ese momento, el derecho deportivo no existía en Argentina ni siquiera como una materia”, rememora la abogada.

Stella Maris es una vecina más de Nueva Córdoba, que todos los días va y viene de Tribunales cargandoexpedientes y libros y también otro elemento de trabajo en el que muy pocos reparan: la agenda 2022 de la FIFA.El detalle no es arbitrario ni casual. La letrada cordobesa es ni más ni menos que la primera mujer argentina que trabaja en la matriz del fútbol mundial.

Desde octubre del año pasado, y con mandato por cuatro años,Juncos integra la Cámara de Resolución de Disputas del Tribunal de Fútbol de la entidad que tiene sede en Zurich y preside Gianni Infantino. Su candidatura fue propuesta por FIFPro (Federación Internacional de Futbolistas Profesionales), institución de la que forma parte de su comité ejecutivo.

“Este nuevo tribunal está integrado por tres cámaras, que son los órganos decisorios que tiene FIFA para resolver conflictos, y se creó con el propósito de agilizar todas las disputas que hay entre las federaciones, los clubes y los jugadores, siempre que tengan dimensión internacional”, explica la letrada.“La cámara en la que estoy como árbitro tiene un presidente que es independiente y treinta abogados, quince que defienden a los clubes y quince que defienden a los futbolistas, así que estamos equilibrados. En mi caso formo parte del segundo grupo”, puntualiza.

“A nosotros nos llega el reclamo, la contestación del club y las pruebas que hay que analizar, y luego debemos resolver en un plazo perentorio. Una vez que están las conclusiones nos conectamos en modo virtual y cada árbitro propone una resolución. Ya me tocó actuar en diecinueve casos como parte de un tribunal de tres miembros y también en varios conflictos como jueza única”, refiere Juncos. “En todos los procesos las resoluciones son apelables ante el TAS, que es el Tribunal de Arbitraje Deportivo”, precisa.

En octubre próximo, durante un congreso que se realizará en Río de Janeiro, la especialista en derecho deportivo que tiene Argentinaen la FIFA -también integrante de Women In Sports Law (WISLaw), una asociación internacional de mujeres especialistas en derecho deportivo- tendrá la oportunidad de conocer personalmente a los colegas con los que compartió su tarea desde la virtualidad durante los últimos ocho meses.

-¿De qué hablamos cuando hablamos de litigiosidad en el fútbol? ¿Está cuantificada la participación de la FIFA en conflictos entre jugadores y clubes?

-Yo soy nueva en esto, pero consulté al respecto y me dijeron que la Cámara de Resolución de Disputas tiene que resolver 3.500 casos al año.

-Desde tu experiencia, ¿ha cambiado mucho el tenor de los conflictos respecto a tus inicios en el derecho deportivo? Pareciera haber mucha ‘letra chica’ en los vínculos que se formalizan en el fútbol actual.

-No ha cambiado tanto. A nivel del fútbol internacional la realidad de los clubes no escapa a la problemática económica. Y acá la mayoría de los casos que me toca resolver son deudas salariales. Sucede que no en todos lados hay un sindicato de futbolistas y entonces se hace necesario acudir a un organismo internacional. La pandemia tampoco ayudó, porque muchos clubes tomaron eso como excusa para no pagar. La FIFA fue muy clara al respecto al sostener que el Covid-19 no representa un obstáculo o un impedimento para cumplir con los pagos, y en ninguno de los fallos que salieron se hizo lugar a la pretensión de incumplimiento por la pandemia.

-¿La mayor o menor litigiosidad se vincula al grado de desarrollo de los países, o a la evolución del fútbol en cada uno de ellos?

-El índice de conflictividad es parejo en todos lados. Sí hubo algunos casos extremos, como el de un club de Gibraltar que tuvo seis reclamos simultáneos. Pero en general no hay grandes diferencias. Argentina tiene un sindicato que es muy fuerte y que defiende de igual manera a futbolistas nacionales y extranjeros. Aquí no tenemos llamados de un sindicato de afuera para decirnos ‘ayúdennos con este jugador’. Se protege a todos.

-¿El formato de club influye en el mayor o menor cumplimiento?

-El incumplimiento se produce por la mala administración, más allá de quiénes sean los que manejan a los clubes. Ni siquiera depende de la economía de un país. Hay instituciones de Europa que han sido compradas por determinados grupos empresarios y que actualmente están desafiliadas porque sus autoridades no cumplen con los pagos a los futbolistas.

Primera Dama

“Para mí ha sido un reconocimiento”, sostiene Stella Maris Juncos al hablar de su reciente designación en la FIFA. “Que mi sindicato haya valorado el trabajo que una viene haciendo desde hace tiempo y la dedicación que una tiene en este tema, y que FIFPro haya avalado mi candidatura, son cosas muy gratificantes. Significa que valió la pena todo lo que se ha hecho”, afirma.“Desde que empecé en esto tenía claro que había que prepararse mucho, porque si no iba a ser una más del montón. A la especialidad la hice en España, en el Instituto Superior de Derecho y Economía, en un momento en que estudiar a distancia era difícil y ni hablar de lo costoso de hacer la etapa presencial, pero siempre lo tomé como una inversión”, relata.

-¿Cómo te sienta la “chapa” de primera mujer argentina en la FIFA?

-Entiendo que pueda llamar la atención, pero en lo personal una ya está acostumbrada. Yo hice mi Maestría en 2012 y en ese tiempo quizá no había tantas mujeres dedicadas al derecho deportivo, pero durante la última década hubo un gran avance en ese sentido. En mis primeros congresos y disertaciones casi todos los participantes eran varones, y eso ahora está un poco más equilibrado. Actualmente hay muchas mujeres en la Conmebol (Confederación Sudamericana de Fútbol) y algunas con cargos altísimos, como Montserrat Jiménez (Directora Jurídica y Secretaria General Adjunta), pero falta más presencia femenina en puestos decisorios.

-¿Cuál ha sido tu experiencia como mujer en el fútbol?

-En mi caso,empecé a trabajaren el fútbol y me gustó. Es un ambiente bastante masculino; te podés sentir bien ote podés sentir mal.Nunca tuve un problema con un futbolista por representarlo o me rechazaron un asesoramientopor ser mujer. Me ha tocado discutir con muchos presidentes o abogados de clubesy nunca hicieron diferencia conmigo. Yo voy con mi verdad y hablo.

-¿Cuál era tu vínculo con el deporte antes de Futbolistas Agremiados?

-Ninguno. Lo mío siempre fue el Derecho. Si me preguntás, te diría que no sé de fútbol. O que no me sentaría a discutir sobre fútbol, aunque sea una materia opinable y con los años haya aprendido algunas cosas. Me hice hincha de Vélez para hacerle la contra a mis hermanos, que son de Boca. Sí estoy pendiente de los partidos, porque si un equipo de Córdoba gana en la Copa Argentina, va a cobrar un premio y sus jugadores van a estar mejor.

-Córdoba ha sido históricamente una plaza exigente para la tarea de Futbolistas Argentinos Agremiados.

-Ahora bajó mucho la conflictividad, pero en todos los casos eso comenzó a suceder después de que los clubes tocaron fondo. Belgrano y Talleres se fueron a la quiebra y desde ahí resurgieron. Hoy Belgrano no tiene ningún juicio. Racing no llegó a la quiebra pero estuvo en concurso de acreedores y ahora está saliendo adelante. Y después viene Instituto, que es un caso muy particular. Si tuviera que nombrar a un club con el que siempre tuve litigiosidad, es Instituto. Es un club que nunca está abierto a la negociación y al que le gusta litigar. A mí también,así que no hay problema. Pero creo que algunos males mayores podrían evitarse si ellos tuvieran la voluntad de lograr acuerdos.

-¿Cuál es tu visión de la FIFA desde adentro? Desde afuera se la ve como una gran maquinaria al servicio de la industria del fútbol.

-Es una gran maquinaria, es muy grande…Independientemente del tema mío, de ser árbitro de la entidad, he notado un cambio importante en los últimos años, en el sentido de que la FIFA ha ido haciendo esfuerzos para acercar posiciones. Emilio García Silvero, el abogado de la FIFA, es una persona muy accesible, que escucha a todas las partes involucradas antes de analizar un cambio en el reglamento o en el estatuto. Cuando yo empecé en esto, la FIFA estaba mucho más lejos. Hoy es un organismo más cercano, más humanizado, que está dando participación a todas las partes.

Dejá tu comentario