Sociedad | alquileres | indec | banco central

Los alquileres arrancan 2023 con una suba récord del 81,39 por ciento

Es el dato que arroja el Índice de Contratos de Locación del Banco Central para enero próximo, en base a la inflación medida por el Indec y un coeficiente salarial. Sigue la escalada que hubo durante todo este año y se marca así un nuevo aumento histórico.

El aumento de los alquileres será del 81,39 por ciento para el mes de enero próximo, otro salto récord en el ajuste anual desde que está vigente la nueva ley. Es por la actualización de los contratos locativos con destino a vivienda, según marca la normativa vigente desde julio de 2020. De todos modos, el porcentaje es menor que la inflación general para el período.

La actualización del Índice de Contratos de Locación (ICL) marca que en enero 2023 aplicará un incremento anual del 81,39 por ciento para los contratos de alquiler. Vale recordar que, de acuerdo a la nueva ley, los ajustes se hacen una vez por año y en base a indicadores establecidos.

Además, representa un incremento mensual del 3,12 por ciento con relación al mes en curso (el ínidce anterior había marcado un aumento anual del 77,57 por ciento, pero el ajuste es mayor porque se acumula).

En los últimos meses, se advierte una baja en la cantidad locaciones y ventas.

En la opinión del presidente del Colegio de Profesionales Inmobiliarios de Córdoba (CPI) se viene alquilando menos por la escasez de inmuebles. “A quienes se les vencen los contratos, inmediatamente renuevan. O, si tenían una prórroga, arreglan el precio nuevo, porque no hay oferta de departamentos. O hay muy poca, y esto pasa en todo el país”, apuntó.

La actualización del precio de los alquileres se rige por el mecanismo establecido en la nueva ley de alquileres 27.551. Esto es, a partir de la aplicación del Índice de Contratos de Locación (ICL), que conjuga la medición de la inflación mensual del Indec (IPC), sobre los precios al consumidor, y el Ripte (Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables).

De allí que el indicador arroja habitualmente un porcentaje que se ubica por encima de la referencia salarial, pero por debajo del aumento general de precios, que marca el costo de vida en función de la canasta básica de productos y servicios.

Dejá tu comentario