Sociedad | La violencia nació conmigo | periodista | Alexis Oliva

Historias de conflictividad social

El periodista Alexis Oliva presentará su nuevo libro, "La violencia nació conmigo – Crónicas de vidas en conflicto", el próximo viernes en el auditorio de Radio Nacional. La cita es a las 19,30 en la tradicional esquina de General Paz y Santa Rosa. El autor estará acompañado por Luis Zanetti, Casandra Sandoval y Fabiana Bringas, además de artistas invitados.

Con el auspicio de Edición Recovecos, Radio Nacional, la delegación cordobesa de la Biblioteca Nacional y el Centro de Comunicación Popular (Cecopal), el próximo viernes 16 de septiembre a las 19, 30 se presentará el libro “La violencia nació conmigo – Crónicas de vidas en conflicto”, del periodista y docente universitario Alexis Oliva. Se trata de una recopilación de textos narrativos y de investigación periodística con una mirada integral sobre los derechos humanos y las luchas sociales.

En veinte historias de vidas atravesadas por el conflicto, Oliva explora los límites del género crónica, como testimonio periodístico de luchas por derechos humanos, como narración sobre personas, colectivos y territorios, como denuncia de crímenes y abusos de poder. Militancia revolucionaria y terrorismo de Estado, cárceles y derechos humanos, violencias de géneros, disidencia sexual y personajes convertidos en emblemas de luchas conforman el espectro temático de un conjunto de textos con rigor investigativo, estética narrativa y una ética comprometida con la transformación social.

Los reportajes reunidos en La violencia nació conmigo – Crónicas de vidas en conflicto (Ediciones Recovecos, 2022) también pueden pensarse como el relato de “conflictos sociales y políticos con nombres propios”, situados en Córdoba y otras provincias de una Argentina que en ciertos tiempos y lugares, contra ciertas personas y colectivos, parece empecinarse en ser injusta y excluyente. Un conjunto de crónicas con impronta biográfica, donde pueden leerse “las marcas del poder y sus abusos. La mayoría, testimonios de resistencia y algunas, pocas, de liberación. Historias con minúscula, que trascienden lo personal, atraviesan el cuerpo social y acaso merezcan inscribirse en la Historia con mayúscula”, escribe Oliva en el prefacio.

A lo largo de cuatro capítulos, Lesa (militancia y terrorismo de Estado), Tumba (cárceles y derechos humanos), Cuerpes (violencia de género y diversidad sexual) y Banderas (personajes símbolos de luchas políticas y sociales), se conforma un itinerario narrativo sobre personas, colectivos y territorios que conectan la historia reciente y el presente en clave de poder y resistencias. Ese itinerario recorre las vidas de Leonor Von Wernich y Julio Troxler, María Livia Cuello y Miguel Ángel Arias, Susana Miranda y José Peco Duarte, Norma Síntora, Carlos Solsona y Marcela Solsona Síntora, Sebastián Moro, Benito Riesco, Juan Carlos Videla, Laura Pilleri, Víctor Saldaño, Sergio Guzmán y Sergio Costigliolo, Natalia Pepa Gaitán, Dahyana Gorosito, Azul Montoro, Maite Amaya, Flavia Saganias, Sabino Navarro, Milagro Sala, Ivanna Aguilera, Viviana Avendaño y Ramona Orellano de Bustamante.

Tapa La Violencia.jpeg

El autor de La violencia… es periodista y docente. Con Ediciones Recovecos, Oliva publicó en 2015 el libro Todo lo que el poder odia – Una biografía de Viviana Avendaño (1958-2000), que ya va por la tercera edición. Entre 2003 y 2010, colaboró con la investigación para los libros de Horacio Verbitsky sobre la historia política de la Iglesia Católica argentina. En 2015, investigó y guionó para la serie docu-ficcional Gallos Rojos (El Calefón – INCAA). Actualmente, es profesor de Periodismo de Opinión y Crónica en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Nacional de Córdoba y escribe en la revista El Sur, El Cohete a la Luna y la Agencia Presentes.

Ramona

Desde la sentencia han vuelto a aparecer. Cada vez más bajo, cada vez más cerca.

—Lo hacen para provocar y meterle miedo –dicen.

¿Cómo se verá el campo de Ramona desde las avionetas fumigadoras? El híbrido de rancho y carpa donde ella vive; la vivienda de ladrillos de su hijo Orlando; los corrales de cabras, la represa y el tunal; el excusado y el pozo de agua; la carpa más amplia donde a veces se junta gente de afuera –y más en estos días, desde la sentencia–. ¿Cómo se verán las ruinas de la casa de material, varias piezas y baño adentro, que demolieron las topadoras custodiadas por policías aquel 30 de diciembre de 2003?

Ramona Bustamante 2.JPG

La jueza Emma Del Valle Mercado, a cargo del Juzgado Civil, Comercial, Conciliación y Familia de Deán Funes, hizo lugar el 26 de febrero de 2021 a la acción de desalojo interpuesta por los hermanos Edgardo y Juan Carlos Scaramuzza, productores y empresarios rurales de Oncativo, contra Ramona Orellano de Bustamante. La sentencia la condena a “desalojar en el término de diez (10) días hábiles de quedar firme el presente resolutorio, y a entregar libre de personas y/o cosas puestas por ella, o que de ella dependan, el inmueble objeto del presente juicio, ubicado en Puesto de Luna, Pedanía Candelaria, Departamento Río Seco, de esta Provincia de Córdoba (…) Bajo apercibimiento de lanzamiento por la fuerza pública”.

Despierta desde el alba, Ramona teje al crochet en su habitación hasta que la temperatura sube lo suficiente como para no contradecir la orden médica de “cuidarse del viento sur”. Cumple 95 y a pesar de las gestiones del MCC todavía no ha sido vacunada contra el Covid. En los últimos años, ha sobrellevado tres neumonías y le tiene más fe a su Virgen de la Merced que a la Sputnik V o la AstraZeneca. En una pared, un cartel reza: “Cuidemos entre todxs a Ramona. 1) Lavarse las manos con jabón. 2) Mantener la distancia. 3) Usar barbijo. 4) El baño es exclusivo de Ramona”.

(De Historia de un despojo / Ramona Orellano de Bustamante, capítulo 4: Banderas)

Dejá tu comentario