Sociedad |

La ambulancia de Vittal que no llegó a tiempo y la indignación de la familia

"La ambulancia llegó tarde y nos trataron de villeros", reclamó el hijo del fallecido.

Rubén Perona falleció en la madrugada del último domingo por una insuficiencia cardíaca a los 67 años luego de esperar varias horas el servicio de ambulancia Vittal, que llegó demasiado tarde, cuando el hombre ya estaba descompensado, denunció su familia.

Es que ante la demora de los médicos, los familiares de Perona tomaron represalias con los profesionales y Walter, uno de los hijos del fallecido, arrojó un piedrazo contra la ambulancia, e incluso los socorristas denunciaron que una médica sufrió un corte en uno de sus brazos.

Walter admitió que se equivocó al arrojar un ladrillazo al móvil de servicio, y reclamó: "Nos dijeron que tardaron en venir porque era una villa y que no se ubicaban acá, encima nos trataron de villeros".

"Mi papá pasó la Nochebuena con nosotros, y el domingo a la madrugada empieza a sentir que le falta el aire. Le pide a mi mamá que llame a la ambulancia a las 4.45 am. A las 5.30 vuelven a llamar. A las 6 de la mañana, mi papá le dictaba desde la cama la dirección al chófer de la ambulancia, que le decía que ya estaban llegando. La ambulancia terminó llegando a las 7 y mi papá ya estaba descompensado", remarcó Walter en diálogo con Cba24n.

El hecho sucedió el domingo, pasadas las 7.30 de la mañana, en una vivienda de la manzana 109 de barrio Juan Pablo Segundo, en la zona sur de la ciudad de Córdoba.

El hombre había sufrido un infarto, por lo cual sus familiares llamaron al servicio de emergencias Vittal, para ser socorrido. Sin embargo, cuando la ambulancia arribó, los médicos no pudieron hacer nada para salvarlo, pese a los intentos.

Ante la noticia del deceso del hombre, según consta la denuncia policial, el hijo de la víctima habría agredido a los médicos, que salieron rápidamente de la vivienda, y luego a la ambulancia.

A raíz del hecho, la médica habría sufrido una herida cortante en el brazo, producto de la rotura de cristales que sufrió la ambulancia luego de ser atacada con piedras y ladrillos por parte de los familiares del hombre fallecido.

Una hora más tarde, el chofer de la ambulancia debió regresar con custodia policial, ya que durante la rápida huida habían dejado un bolso médico y un desfibrilador portátil, que fueron recuperados en la vereda del lugar.

Dejá tu comentario