Policiales | córdoba | potrero de garay | tragedia

Potrero de Garay: niña murió ahogada tras caer a un río

Es la cuarta muerte en menos de un mes donde un menor muere ahogado en piletas o ríos en Córdoba. Las tareas de reanimación duraron más de 45 minutos pero no consiguieron salvar a la pequeña

Una nueva tragedia enluta a Potrero de Garay, en el Departamento Santa María. Una niña de 13 años murió ahogada mientras pasaba la tarde de este miércoles en un río del interior de Córdoba.

El fatal episodio se produjo minutos antes de las 16 en el río San Pedro, en el balneario El Hornero, en Potrero de Garay. Pese a que se le realizó a la menor tareas de reanimación por más de 45 minutos, los intentos fueron infructuosos.

La menor era oriunda de la misma localidad, confirmaron fuentes policiales. Estaba junto a sus hermanas, amigas y primos, cuando se sumergió en el agua y no logró salir a la superficie. Las circunstancias del hecho son investigadas por la Justicia.

En el lugar trabajó personal del Centro de Salud, Bomberos Boluntarios, efectivos del Departamento Unidades de Alto Riesgo (Duar) y de la Departamental Santa María de la Policía.

En menos de un mes hubo tres niños ahogados en piletas o ríos de Córdoba. Dos de ellos murieron y una nena quedó con secuelas irreversibles a nivel neurológico. Debido a estos episodios y teniendo en cuenta el comienzo del verano, la Provincia difundió recomendaciones para prevenir estos episodios.

Recomendaciones para evitar una tragedia

1. Cualquier fuente de agua es peligrosa: Marcelo Argüello, emergentólogo pediatra y director del Hospital Materno Neonatal, señaló al medio El Doce que aunque muchos creen que los pequeños sólo pueden ahogarse en piletas, ríos, mares o lagos las pelopinchos o palanganas también representan un riesgo.

Para evitar problemas, se sugiere inspeccionar su profundidad y vaciar los recipientes cuando no se estén usando. La supervisión debe maximizarse en el caso de menores con epilepsia o convulsiones de otro tipo (independientemente de su edad).

2. Cercar piletas: Según lo establecido por la Sociedad Argentina de Pediatría, se aconseja rodear las piscinas con un cerco completo de al menos un metro de alto. Además de mantenerlo cerrado, los adultos no tienen que dejar sillas cerca para que los niños no las usen para treparse.

Tampoco hay que dejar juguetes en la pileta que les llamen la atención y es importante transmitir a toda la familia que está prohibido correr alrededor porque las superficies suelen estar mojadas y se tornan resbaladizas.

3. No depositar demasiada confianza en flotadores: En los casos de los niños que no sepan nadar, no se debe confiar completamente en los flotadores, ya que pueden pincharse o tener pérdidas de aire. Además, no siempre son eficaces para sostener la cabeza de los nenes.

Por eso, no pueden reemplazar a la supervisión adulta. Además, desde Salud destacaron que los más seguros son chalecos.

4. Menores de dos años deben evitar masas de agua naturales: En ríos, lagos o mares los niños lo mejor es que los niños permanezcan sólo en la orilla y sujetos en todo momento por una persona adulta. También es necesario inculcar el respeto a las indicaciones de los guardavidas.

5. Aprender maniobras de reanimación: Argüello subrayó que las maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP) son “la clave en la posibilidad de sobrevida de estas niñas y niños tan pequeños”. En esa línea, indicó que cuánto antes se administren menores son las probabilidades de muerte o de secuelas.

Fuente: El Doce

Dejá tu comentario