Sociedad | respirador | INTI | UCI

Así funciona el "EVA": el respirador hecho en Argentina

El equipo de ventilación asistida fue desarrollado por 30 profesionales del INTI y la participación de cinco empresas. Ya fue aprobado por la ANMAT.

Fue desarrollado por el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y cuesta entre un 10 y un 15% del valor de un respirador convencional y, al realizarse con componentes de industria nacional, es de fácil producción. Su funcionamiento automático y su alta autonomía permiten atender a varios pacientes críticos a la vez y facilitar así el trabajo de los médicos de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI).

Mientras Argentina atraviesa un momento crítico por la pandemia ocasionada por el coronavirus, las estrategias para enfrentar la enfermedad causada por el virus Sars-CoV-2 se diseñan desde diversas áreas. Sin embargo, la investigación científica y el desarrollo industrial para proveer de herramientas al sistema sanitario son los pilares sobre los que la sociedad se apoya para vislumbrar, en el futuro, una vuelta a la normalidad.

En este contexto, el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) aportó un desarrollo que podría convertirse en esencial, en momentos en los que las camas de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), en algunas jurisdicciones, están al límite de su ocupación: un respirador alternativo.

¿Cómo funciona?

El funcionamiento se basa en la compresión y descompresión automática de una bolsa autoinflable de ventilación manual, que es accionada por un sistema mecánico y controlada electrónicamente. Esto genera la acción de ventilación a una persona con limitaciones de sus funciones respiratorias. Así, libera al profesional de la salud de tener que realizar la ventilación en forma manual y le permite atender a varios pacientes críticos al mismo tiempo.

Al desconectarse de la red eléctrica conmuta a funcionamiento con sus baterías internas, lo que le brinda una autonomía de tres horas. Por ello, el equipo permite pasar de una persona a otra con mucha velocidad. Esto es posible ya que el circuito que se utiliza en el paciente y sus filtros bacteriológicos son descartables y de muy fácil recambio

Equipo de ventilación argentino (EVA O2): así funciona un respirador asistido mecánicamente

Hecho en Argentina

El sistema es completamente nacional. En su desarrollo participó un equipo de 30 profesionales del INTI de diferentes sectores, junto a un consorcio de cinco PyMEs nacionales: MW Solutions Argentina, Aeromedical, Metalcrafter, Microlux y Fia Implantes.

Ante este avance, el presidente del INTI, Rubén Geneyro, destaca los resultados que se obtienen con la interacción entre la gestión estatal y entidades privadas: “Este proyecto se consolidó en sólo cinco meses, gracias a la fusión del INTI con cinco pequeñas y medianas empresas, y el financiamiento de la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación, del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación”.

Según Rafael Dahl, vocero del grupo desarrollador, especificó que los respiradores que se utilizan en los hospitales se fabrican en sólo cinco lugares en el mundo y, si bien actualmente sólo hay una capacidad de fabricar menos de mil unidades diarias, significa un gran avance para descomprimir el trabajo de los médicos de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI).

Dejá tu comentario