Deportes |

Paula Ojeda: "Hay mucha necesidad de transformación"

La abogada Paula Ojeda es pionera en la lucha contra la violencia y la discriminación en el fútbol argentino. Desde Vélez Sarsfield promovió acciones y herramientas que fueron replicadas por otros clubes argentinos, entre ellos los cordobeses Belgrano e Instituto.

Por Hugo Caric

Sensibilizar, educar, capacitar y transformar. Con esas metas como pilares, la abogada Paula Ojeda asumió el 27 de mayo pasado como gerenta del flamante Departamento de Equidad y Género de la Asociación del Fútbol Argentino. “Quedan muchas cosas por hacer, pero el balance es sumamente positivo. La idea es promover un fútbol y una vida social sin violencia ni discriminación”, señala sobre sus primeros cuatro meses de gestión.

Ojeda es abogada, Magister Internacional en Igualdad de Género y Magister Internacional en Prevención de Violencia de Género y pionera enel fútbol argentino. En 2018 dio el puntapié inicial con la creación del Área de Violencia de Género en el Club Atlético Vélez Sarsfield, desde donde impulsó la creación de una herramienta clave que muchas instituciones replicaron: el “Protocolo de Acción Institucional ante Situaciones de Violencia de Género, Discriminación, Hostigamiento, Acoso y Abuso Sexual”.

Para ella “es un orgullo muy grande” formar parte de la AFA. “Es la primera federación a nivel global en trabajar estos temas en un departamento especifico”, destaca. Y no oculta su debilidad por este nuevo desafío: “Amo lo que hago y me entusiasma día a día. Me preparé académicamente y tengo la experiencia de gestión. Eso me hace entender cuál es el camino y cuáles son los medios para el éxito en las instituciones”.

“Desde un primer momento, Claudio Tapia, el presidente de la AFA, me manifestó su intención de que se trabaje con los clubes y las selecciones, y aquel objetivo ambicioso hoy es un modelo de gestión basado en el compromiso”, señala Ojeda. “El desafío es detectar y escapar de estereotipos y prejuicios, respetar a las personas, valorar su espacio y su personalidad; todo esto podrá inspirar al cambio que tanto necesitamos”, afirma la letrada, que también se desempeña como vicepresidenta del Foro de la Mujer de la Confederación Argentina de Deportes.

“El ideal sería que todo club sea un ambiente libre de discriminación de cualquier tipo: hostigamiento, acoso y violencia por razones de género, clase, etnia, nacionalidad o religión”, señala la experta en leyes. “Para ello son fundamentales la educación, la capacitación y la visibilidad del trabajo que llevan adelante las áreas de género de losdistintos clubes”, enfatiza.

Una apuesta federal

Una de las primeras actividades que llevó adelante el Departamento de Equidad y Género de la AFA fue una reunión con representantes de los clubes de la Primera Nacional, donde participaron los cordobeses Belgrano e Instituto. En ese cónclave, que se llevó a cabo el pasado 7 de julio en la Ciudad de Buenos Aires, se acordó la creación de una Mesa de Trabajo integrada por las entidades de la segunda divisional del fútbol nacional.

“El objetivo es ejecutar acciones coordinadas para trabajar sobre las problemáticas de mujeres y disidencias, y para ello es importante que el trabajo sea federal”, destaca Ojeda. “En los próximos días comenzaremos con las visitas a las distintas ligas del interior del país, y la primera de esas actividades está prevista en Catamarca”, puntualiza. “Falta mucho para que todos los clubes de Argentina tengan su protocolo, para ello es elemental visibilizar la necesidad de trabajar desde las instituciones”, subraya.

-¿Cuál es la dinámica de trabajo del Departamento de Equidad y Género de la AFA?

-La mejor herramienta es aquella que logra inspirar al cambio que tanto necesitamos. Por ello, el desarrollo de medidas concretas, cumpliendo objetivos y prioridades de trabajo en pos de la prevención y sensibilización, son elementales. Y ellas se llevan a cabo visibilizando las tareas, realizando reuniones, capacitaciones, congresos, charlas y mesas de trabajo.

-¿En qué problemáticas hay que trabajar con más urgencia?

-Es necesario trabajar para la igualdad y eliminar la violencia. Para ello será elemental aprender a respetar a la otra persona. En esta dirección, es importante la promoción del futbol femenino, y también la oportunidad del acceso de las mujeres a la toma de decisiones.

-¿Se van desnaturalizando en el fútbol algunos comportamientos típicos que abarca la problemática específica de las áreas de género?

-Creo que sí, pero el trabajo es muy largo. Es algo que nos va a requerir mucho tiempo, esfuerzo y compromiso. Hay mucha necesidad de transformación.

-Siempre se dice que el fútbol replica cosas de la sociedad. ¿El desafío sería invertir la carga y desde el deporte empezar a tratar de deconstruir?

-Comparto que el fútbol es un espejo, un reflejo de la sociedad. Y más en nuestro país, donde este deporte ingresa a casi todos los hogares y tiene un gran impacto. Por eso las medidas que se toman en este ámbito colaboran en la lucha contra las desigualdades. En este camino, la educación es fundamental, no sólo en mujeres sino también en varones, para poder lograr una mayor sensibilización. En este sentido, la AFA ha demostrado una firme decisión de ir cambiando las cosas.

En pie de igualdad

En Córdoba, Belgrano fue el primer club en contar con Área de Géneros, Diversidad y Derechos Humanos y poner en práctica un protocolo específico, que está vigente desde el 7 de julio de 2020. “Las desigualdades de género no son un fenómeno aislado, nuevo o pasajero, sino que radican en la reproducción de estereotipos que histórica, social, política y culturalmente se han sostenido en relación al otorgamiento de roles asignados a las personas en función de su orientación sexual, la expresión y la identidad de género. Reconocer la raíz de la problemática permite poner en discusión prácticas naturalizadas y facilita transformar la cotidianeidad del club”, expresó la “B” a través de un comunicado.

Belgrano pisa fuerte en el fútbol femenino..jpg

Al mes siguiente, el 14 de agosto de 2020, fue Instituto Atlético Central Córdoba quien anunció la creación de su Área de Géneros. Los clubes deportivos cumplimos históricamente un rol social en la contención de niños, niñas y adolescentes durante su desarrollo en la socialización y crecimiento de los mismos. Es este sentido la práctica deportiva se convierte en un elemento clave de socialización, por lo tanto, un lugar indispensable para empezar a plantear y construir nuevas formas de relacionarnos y transitar la Institución”, fundamentó el Albirrojo.

En el caso de Talleres, no hay área específica de género y tampoco protocolo. “El club ha ido formalizando normativas y reglamentos que promueven un enfoque integral de convivencia sustentada en valores, vigente para directivos, jugadores, empleados, socios e hinchas”, argumentan desde la entidad. La demanda de una legislación específica por parte de colectivos ligados al club de barrio Jardín -el más activo fue EMA Albiazules Feministas- se acentuó el año pasado, cuando la “T” tuvo en sus filas al futbolista Diego García, quien afronta una acusación penal por violación.

La experiencia encarada por la AFA tuvo su correlato en el fútbol cordobés el pasado 16 de junio, cuando la Liga Regional de Río Cuarto inauguró su Departamento de Género, Diversidad y Violencia. “Es un desafío importante trabajar en capacitación, formación y prevención en esta temática que tanto nos preocupa”, declaró el presidente de esa entidad, Federico Tosolini.

La discriminación sigue jugando

Nicolás Fernández es un número uno. Juega de arquero en Huracán de Pellegrini, ciudad del oeste bonaerense situada a 632 kilómetros de Córdoba, es el primer futbolista argentino que hizo pública su homosexualidad y está a la vanguardia de la lucha por la igualdad.

Un par de semanas atrás estuvo en la sede de la AFA, donde recibió “el total apoyo” de la Gerencia de Equidad y Género por un hecho de discriminación que lo tuvo como víctima en un partido que su equipo y Argentino de Trenque Lauquen jugaron el 3 de setiembre pasado.

Fernández recibió insultos homofóbicos de parte del delantero rival Benjamín Orosco, quien fue expulsado del campo de juego y posteriormente recibió una suspensión de once partidos por parte del Tribunal de Disciplina de la Liga Trenquelauquense. A instancias del árbitro Marcelo Saavedra, el entrenador del Foot Ball Club Argentino, Julio Molina, también fue sancionado (con nueve fechas) por haber agredido verbalmente al golero de Huracán, haciendo alusión a su condición sexual.

“La convocatoria de la AFA fue importante para tener un respaldo y para que la Liga realmente tomara el asunto como algo serio y trascendente. Ese apoyo terminó plasmado en una foto en las redes sociales que, quieras o no, hoy día ayuda muchísimo”, le dijo Fernández a MICórdoba.

“El fallo del Tribunal de Disciplina, si bien son muchas fechas, me pareció correcto. La verdad es que no hay un parámetro para establecer si una sanción es ejemplar, ya que el reglamento está en falta. Es necesario acomodar un par de cosas en lo que es género y diversidad, pero igualmente marca un precedente. La próxima vez, ese jugador u otro, antes de repetir la misma conducta, lo va a pensar; y eso ya es muy importante”, añade el arquero.

“El apoyo que recibí fue estupendo. Falta mucho por hacer, pero darles visibilidad a estas situaciones ayuda a muchas otras personas que hoy viven en el anonimato el tema de la homosexualidad, por el miedo al qué dirán”, concluye.

Dejá tu comentario