Sociedad | Pandemia | aulas | clases

¿Estamos preparados para volver a la presencialidad?

Todos sentimos que está muy cerca la vuelta a la normalidad, pero la incertidumbre nos invade. ¿Ya superamos lo peor de la pandemia?

Allá por marzo del 2020 empezábamos a transitar como país, al igual que el mundo entero, un incierto camino de pandemia, ese camino que rápidamente se convirtió en un laberinto que parecía no tener salida y en el que finalmente, tras un año y medio, parece haber aparecido ese esperado punto final, o al menos un sentir que todo parece promisorio en el futuro cercano.

Claro que sin olvidarnos que todavía muere gente día a día por causa del coronavirus, y que para esas personas y sus familiares el ‘infierno’ puede recién estar comenzando.

Las actividades se cortaron de un día para otro a mediados de marzo de 2020, y sin dudas la presencialidad en las escuelas y universidades no fue la excepción.

Parecía que eran 15 días, pero fueron muchos meses. A decir verdad en el marco educativo fue todo el año. Porque nunca se volvió a las aulas en ese 2020 y todos debieron adaptarse a la virtualidad. Realidad que modificó no solo las formas de aprendizaje, sino también los hábitos familiares cotidianos.

Están los que tienen dispositivos y conexión a internet para todos los integrantes de la familia, están aquellos que cuentan con un solo teléfono celular y escasa disponibilidad de datos para poder navegar en la red, y hasta algunos que ni siquiera tienen la posibilidad de comunicarse de manera virtual.

En ese sentido se acrecentó la desigualdad. Mientras muchos aprovecharon para desarrollar habilidades y adquirir conocimientos a través de la pantalla, muchos quedaron relegados a esperar que la pandemia pase.

Afortunadamente, parece llegar la hora de que las aulas se vuelvan a abrir. Así lo dispuso el Gobierno de Córdoba, a través de los ministerios de Educación y de Salud, que acordaron que el lunes 26 los estudiantes cordobeses retomen, tras el periodo de vacaciones de invierno, la actividad en las aulas con el sistema de burbujas, que indica que los alumnos concurran de manera intercalada, entre semanas, a los establecimientos con la idea de que los aforos se mantengan reducidos.

Mientras, en otras provincias, como Tucumán, las clases volverán en plenitud, o sea con el formato tradicional de todos los alumnos en las aulas, asistiendo todos los días y la totalidad de las horas.

Muchos otros distritos intentan también volver en el corto plazo a la normalidad absoluta en lo que respecta al dictado de clases.

Además, la semana que viene volverá a tener presencia de alumnos la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), con diferentes sistemas de asistencia en las distintas facultades, pero será una situación que no se observa desde hace un año y medio.

Todo está dado, con el avance de la campaña de vacunación, para que se dé, tarde o temprano, la salida de esta situación sanitaria, con una pandemia que se llevó la vida de millones de personas en el mundo y más de 100.000 en Argentina.

La vuelta a las clases presenciales, aunque en modo burbuja, puede marcar ese camino a la normalidad total. Las carpetas ya están listas, en las próximas semanas se sabrá si hay un impacto negativo en el sistema sanitario, o si vislumbramos el regreso a la ‘libertad’, como lo proclamó días atrás Gran Bretaña al finalizar por completo las restricciones.

*Por Redacción Marca Informativa Córdoba

Dejá tu comentario