Deportes | Messi | agricultura | córdoba

La cara de Messi dibujada con maíz es una realidad en el sur provincial

Cerca de Del Campillo, ya se observa el primer lote con el rostro del capitán de la selección campeona del mundo. La iniciativa del agrónomo Carlos Faricelli se multiplicó a medida que la Scaloneta avanzaba en el mundial de Qatar

La agricultura de precisión explotó en los últimos años y abrió un universo de oportunidades en el campo para tratar de aprovechar mejor cada metro de cada lote, algo impensado décadas atrás.

Pero esa herramienta puesta al servicio de la pasión por la agricultura y sumada a “la locura mundialista” que desató el seleccionado nacional generó en el sur de Córdoba una iniciativa que no tardó en trascender las fronteras y en cobrar relevancia nacional e internacional.

El impulsor fue el agrónomo egresado de la Universidad Nacional de Río Cuarto -y fanático de Estudiantes- Carlos Faricelli, que unió sus dos pasiones y comenzó a trazar líneas hasta diseñar una cara de Lionel Messi en un lote de maíz.

Semanas atrás este diario dio a conocer la iniciativa del ingeniero agrónomo que se había replicado en distintos puntos de Córdoba por pedido de productores y colegas. En realidad, Faricelli puso a disposición de quien quisiera dos modelos de Messi: uno de unas 5 hectáreas de tamaño y otro de casi 50 hectáreas. Muchos lo contactactaron para sumarse a multiplicar la cara del mejor jugador del mundo en el campo argentino.

“Esto comenzó antes del mundial, pero a medida que fue avanzando el torneo fue creciendo. Y en esto de las coincidencias, para el día de la final, el 18 de diciembre, había 18 caras ya sembradas y algunas emergiendo, aún en medio de la seca que todavía continúa”, recordó el agrónomo a Puntal.

Ayer, Faricelli escribió en su cuenta de Twitter: “La cara del más grande ya empieza a ser una realidad” junto al posteo de una imagen aérea sobre el lote con el rostro nítido de Messi. Lo que había planificado en la pantalla de una computadora y había cargado para que la sembradora “lo dibuje” empezaba a tomar forma real.

Actualmente hay más de 20 caras que tienen distinto tamaño de maíz, desde tres hojas hasta 8 o 9. Sin embargo la cara se puede ver en todos ellos, según explicó Faricelli.

“Muchos pensaron que no se iba a hacer y yo me reía porque a esto lo aprendí poniendo más uréa en una loma. Fue un año en el que se me quebró la manera de pensar. En esa oportunidad daba la sensación de que ese maíz había recibido lluvia y en realidad lo que ocurre es que el cultivo hace lo que uno le pide. Independientemente del resultado económico, porque seguramente fue una ecuación en rojo. Pero con las herramientas que hay y la agronomía uno hace que el cultivo exprese las recomendaciones que le damos. Hoy es mucho más fácil que hace 30 años lograr eso”, indicó.

Hay tres lotes que picaron en punta con la cara de Messi: uno en Alejo Ledesma, otro en la zona de Ucacha y el último al sur de Del Campillo. “Seguramente esos lotes están bien manejados, porque hay una seca importante y sembrados con sembradoras muy precisas”, explicó. La cara más grande tiene unas 50 hectáreas, y Faricelli dice que “es la cara de Messi más grande del mundo”, con un maíz que tiene entre 7 y 8 hojas.

Pero hay una clave: la figura no dejará de verse a pesar de que el cultivo de maíz crezca e incluso alcance su máximo desarrollo. “Siempre se va a ver porque las plantas se acomodan de tal forma que desde el aire se seguirá viendo esa figura, ya sea en sequía como ahora o en bonanza”.

La historia en realidad se remonta a 2007 cuando Faricelli, con la tecnología disponible en aquel momento, dibujó en un lote el logo de la empresa para la que trabajaba. Fue el puntapié para llegar hoy a la cara de Messi. “Lo que ocurrió desde aquel momento hasta acá es que adoptamos muchísima más tecnología y las mediciones son mucho más precisas”, remarcó el agrónomo. “Antes hacíamos un Messi normal y ahora podemos hacer un Messi HD”, agregó Faricelli en diálogo con este diario.

En tren de trazar paralelismos y para que se comprenda fuera del ámbito agrícola, el creador de la figura del capitán de la selección señaló que “estamos haciendo un tatuaje en los lotes, nada más que con maíz. En vez de una pistolita con tinta, lo que hacemos es con una sembradora y semillas; ponemos más o menos cantidad dependiendo del diseño y sale finalmente la figura. Entonces un productor, en vez de tatuarse el brazo, se tatuó el lote con la cara de Messi”, indicó.

Lo cierto es que la iniciativa, que fue personal y se promovió por las redes sociales, no persigue rédito económico y fue utilizada por quienes pidieron “la receta”, que consta de un archivo con la densidad de semilla determinada para el lote objetivo, que se carga en la computadora de la sembradora para que comience “a dibujar”.

*Por Gonzalo Dal Bianco - Diario Puntal

Dejá tu comentario