cordobeses | Coronavirus | gente

Las diversas teorías de los cordobeses sobre el coronavirus

Desde intervenciones masónicas hasta castigos divinos, los cordobeses justifican con distintos argumentos las decisiones individuales sobre la vacuna.

El coronavirus es una pandemia que se originó en Wuhan, China, en el año 2019. Desde que comenzó su propagación mundial, el virus puso no sólo en alerta a las autoridades internacionales, sino que hizo tambalear lo más diversos aspectos de la vida social y económica de la mayoría de los países del mundo.

Hoy, un año y medio después de su inicio, el coronavirus se cobró la vida de cuatro millones de personas. Los gobernantes de los distintos países evalúan de manera constante medidas para contener los contagios, ante la propagación y las variantes que el virus va experimentando.

Uno de los factores en los que está enfocado el mundo hoy, es en hacer avanzar un plan de vacunación que disminuya la mortalidad del coronavirus. En este punto, desde Marca Informativa Córdoba salimos a consultarle a los cordobeses si estaban vacunados o no, y por qué habían decidido hacerlo o no hacerlo.

“Creo que los que no se quieren anotar es por el tema de los efectos adversos, mucha gente tiene miedo o desconfianza porque son vacunas nuevas pero en mi caso, la mayoría de la gente que conozco se quiere vacunar. Yo sigo esperando mi turno, mis conocidos están casi todos vacunados. La que más miedo me da es la AstraZeneca pero me voy a aplicar la que me toque porque me quiero vacunar”, señaló una joven.

Un vecino de la ciudad dijo que “yo creo en Dios y por eso no me voy a vacunar, porque todo esto es un espíritu y esto vino para quedarse, la gente que cree en Dios no se va a vacunar. Todo está pasando lo está permitiendo Dios para que la gente se acerque a él”.

Por su parte, un hombre fue más allá y aseguró que no se vacunaría porque que “son planes estratégicos por lo que la elite de grandes que gobiernan el mundo como los masones o los iluminati promueven, incluyendo estas leyes como la del aborto, para amortiguar un poco el aumento de la población”.

Parado desde un punto de vista diametralmente opuesto, otro cordobés argumentó que “esa decisión no la entiendo. Yo me vacuné con la primera dosis de la Sinopharm y pienso que debería ser obligatorio”.

Dejá tu comentario