Sociedad |

Tragedia de Circunvalación: "Amoedo se conducía como un loco jugando a la ruleta rusa, drogado y alcoholizado"

El próximo 17 de mayo comienza el juicio a Alan Amoedo, responsable del crimen vial que se llevó las vidas de dos jóvenes y dejó a otra con serias lesiones físicas y emocionales. Con la Agencia Nacional de Seguridad Vial constituida bajo la figura de 'Amicus Curiae', los familiares de las víctimas iniciarán un acampe frente a Tribunales I, en la vigilia del juicio. 

Por Guillermina Delupi

Natalia Lescano (51) es la mamá de Sol Viñolo, una de las víctimas del brutal hecho sucedido hace diez meses en Avenida Circunvalación. Ella es además abogada y junto a Claudio Orosz y Ramiro Fresneda están llevando adelante la querella judicial de la causa.

Los familiares buscan, a partir de este caso paradigmático, cambiar la jurisprudencia de Córdoba frente a los siniestros viales.

- Ustedes han logrado instalar que "la Tragedia de Circunvalación no fue un accidente, fue un crimen". ¿Qué pasó ese día?

- Si, es un slogan fácil de comprender y transmitir, dirigido a la población en general, porque técnicamente, tanto un homicidio culposo como uno doloso son delitos contemplados como tales en el Código Penal. La diferencia entre ambas figuras tiene que ver con lo que el autor del hecho quiso hacer, es decir su intención; y por otro lado con la pena: el homicidio doloso va de 8 a 25 años de prisión y el culposo agravado de 3 a 6 años. Aquel lunes a las cuatro de la tarde Amoedo conducía por Circunvalación como un loco jugando a la ruleta rusa, drogado, alcoholizado, zigzagueando, adelantando por la banquina, jugando con la vida de los demás y la suya. Finalmente en el último adelantamiento ilegal por la banquina acabó con la vida de Sol y de Agus y dejó a Fernanda destrozada. Las chicas volvían de trabajar y esperaban junto a Agustín, amigo de ambas, una grúa al costado de la ruta, sentados en el pasto. Nosotros, las familias, sostenemos que este tipo de siniestros no son accidentales, que hay una voluntad dirigida por el acusado a hacer lo que hizo, es decir: quiso drogarse, alcoholizarse, violar las normas de tránsito, adelantar por la banquina varias veces. En ese derrotero el resultado “muerte” era un resultado más que previsible y la consecuencia indirecta de lo que él quiso hacer.

- Inicialmente la causa se caratuló como homicidio culposo y lesiones culposas. Luego se fijó como homicidio y lesiones por dolo, pero finalmente la causa fue elevada a juicio con la primera carátula ¿Por qué?

- Lo de Tomás Casas fue muy llamativo porque ese cambio no se apoyó en pruebas nuevas que despejaran el grado de responsabilidad de Amoedo, sino todo lo contrario. Creo que cambió la carátula para no ser el fiscal que cambie la jurisprudencia del TSJ.

- Hay una evidente preocupación institucional con esta causa ¿Estamos ante la posibilidad de un cambio de paradigma en la jurisprudencia cordobesa frente a los siniestros viales?

- Es necesario un cambio y no solo por nosotros. Los siniestros viales son la principal causa de muerte en los jóvenes y todos tenemos en común que somos víctimas de la violencia institucional que se genera cuando se nos niega una participación real y efectiva a las víctimas en los procesos penales, cuando se protege a los asesinos con condenas irrisorias y muchas veces condicionales. Ya en algunos fallos de otras provincias se está demostrando que incluso con este Código Penal se pueden juzgar con mayor severidad los crímenes viales. Es importantísimo que la Justicia de Córdoba haya aceptado a la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) como amicus curiae en la causa.

-Ustedes denunciaron que en Córdoba el Código de Procedimientos desconoce y maltrata a las víctimas ¿Cómo es esto?

- Nos hemos encontrado con las limitaciones irracionales que impone el Código de Procedimiento Penal a las víctimas. No nos da la posibilidad de impulsar el proceso. Si el fiscal hubiera decidido archivar la causa nosotros no hubiéramos podido requerir, es decir pedir la elevación a juicio. El fiscal cambió la carátula a una más beneficiosa para Amoedo y nosotros no pudimos sostener la de homicidio doloso. Luego, una vez que se elevó la causa, el imputado pidió juicio abreviado y más adelante solicitó la probation. En todos los casos la palabra la tiene el fiscal, y las víctimas son dejadas de lado.

- ¿Cómo es y qué significa la vinculación que ustedes han exhibido con otras causas judiciales?

- Hay dos puntos de contacto: las causas gravísimas como la nuestra son abordadas como simples accidentes de tránsito cuando deberían ser consideradas en toda su complejidad animándose a considerar el dolo. Pero el punto de unión entre todas las causas es nuestra condición de víctima y el maltrato que recibimos. Esto está totalmente en contra de los estándares internacionales de derechos humanos de las víctimas y lejos de la ley nacional 27.372.

- Fernanda Guardia, la compañera de tu hija y también otros familiares han hablado de violencia machista en los crímenes viales…

- Hemos participado en la marcha del 8 M llevando una reflexión a la sociedad: el 75% de los siniestros viales son protagonizados por varones. En el tránsito se observan muchísimos comportamientos violentos hacia las mujeres: insultos, menosprecio, formas agresivas de conducir, picadas y demostraciones de supuesta destreza. Son conductas masculinas y machistas. ¿Dónde has visto una “picada” de mujeres?, ¿O a mujeres tirarse el auto encima y agarrarse a trompadas en la calle por una maniobra? No hay. Pero además estas conductas están protegidas por la ley y la Justicia patriarcal, donde las condenas a los asesinos son mínimas y muchas veces sin prisión efectiva. Los jueces dicen que son imprudentes, negligentes, que no se dan cuenta que ponen en riesgo a la sociedad. Nosotros hemos empezado una campaña de concientización para que las y los jóvenes entiendan que desde que sacamos el carnet de conducir tenemos responsabilidad ante los demás.

- ¿Quién era Sol Viñolo, tu hija?, ¿y Agustín Burgos?

- Solcito era, y siempre será dentro mío, un ser lleno de luz, como su nombre. Muy inteligente, capaz, sensible, llena de amor y de vida. Comprometida, luchadora, tenaz, hija cariñosa, hermana, compañera. Tenía un futuro enorme por delante y yo estaba tan orgullosa de ella. Éramos compinches y nos acompañábamos en las cuestiones académicas y profesionales, que era una manera de estar todo el tiempo hablándonos y preguntándonos cosas diarias. Pero sobre todo nos queríamos mucho y era algo cotidiano demostrarnos ese amor. Siento una tristeza tan profunda con su pérdida, una tristeza que me hace perder el sentido de la vida por momentos. El tener otros hijos que me necesitan (NdeR: Candela, 22 y Lisandro, 9), me dan razones para seguir. De Agus sé que era un amigo querido de Fernanda, muy buen compañero y cariñoso, atento. Ese día fue a acompañarlas hasta que llegara la grúa, sólo para que ellas no estuvieran solas. Y en ese acto de generosidad perdió la vida.

El caso

El 17 de mayo de 2021, Agustín Burgos (31), Sol Viñolo (29) y Fernanda Guardia (33) estaban sentados en el pasto, más allá de la banquina, a la vera del kilómetro 30 de Av. Circunvalación. Llevaban dos horas esperando una grúa que nunca llegó. Eran las cuatro de la tarde cuando Alan Amoedo, alcoholizado, drogado y conduciendo a toda velocidad, se llevó la vida de Sol y Agustín, dejando gravemente herida a Fernanda.

Numerosos testigos indican en el expediente que Amoedo venía realizando adelantamientos ilegales por la banquina y otras maniobras peligrosas. Después del hecho, el conductor se bajó -ileso- de su vehículo y no sólo no auxilió a las víctimas ni pidió ayuda, sino que además se mezcló entre la gente a observar.

El juicio a Amoedo, responsable de estas muertes y lesiones, comenzará el próximo 17 de mayo, a un año exacto del crimen. Los familiares de las víctimas vienen exigiendo (en función de las pruebas y peritajes oficiales) que se aplique la figura del dolo.

La lucha

Natalia Lescano - Marcha 17 de junio de 2021 - A un mes del crimen vial.jpg

A lo largo de estos diez meses, distintos sectores de la sociedad se han solidarizado con la llamada “Tragedia de Circunvalación”. La comunidad artística, personalidades como León Gieco y Rita Segato, la UNC, la Facultad de Filosofía y de Arte, la Federación Universitaria de Córdoba y sindicatos, entre muchos otros. La causa ha logrado vincularse con más de una veintena de casos de víctimas de siniestros viales y violencia institucional como Viviana Alegre, Soledad Laciar o los papás de Mateo, quienes se han sumado a las acciones que se vienen llevando adelante. Por caso, ellos estuvieron presentes el pasado 17 de marzo en una marcha y festival que reunió a unas 3.500 personas en la calle y que contó con la presencia de reconocidos músicos locales.Además, bajo la consigna "Por Agus, Sol y Fer. Por vos y tus amores", iniciaron una campaña que recorre los colegios secundarios de Córdoba para concientizar acerca de que manejar no es un acto individual, sino social y colectivo.

Dejá tu comentario