Policiales | Nora Dalmasso |

Seguirán con las pericias del crimen de Nora Dalmasso

Continúa el proceso, después de los cuestionamientos que recibió la Justicia por el trato preferencial que tuvo uno de los principales testigos, la convocatoria de personas que nada aportan a la causa y las contramarchas en la citación de Rohrer.

En un ambiente enrarecido, el juicio por el crimen de Nora Dalmasso entra hoy en su octava semana.

En las próximas jornadas se prevé que el tribunal de la Cámara Primera del Crimen continúe con la citación de especialistas y forenses y con la lectura de algunos de los estudios que forman parte del voluminoso expediente.

Como viene sucediendo desde que la defensa de Marcelo Macarrón lo pidiera expresamente, desde el tribunal se dejó de informar por anticipado a los medios de prensa los nombres de los testigos que comparecerán en los próximos días, por lo tanto los lectores no pueden tener esa información.

De todos modos, se estima que las personas citadas para la jornada de hoy tendrán que ver con los estudios y pericias que se están ventilando en el juicio.

A medida que transcurren las jornadas se incrementa la desconfianza de la sociedad con relación a lo que sucede al interior de los Tribunales y, concretamente, en este juicio largamente postergado.

Los episodios de la semana pasada contribuyeron a alimentar el recelo. Uno de ellos fue el trato diferencial que tuvo uno de los principales testigos de la causa, el vocero de Marcelo Macarrón, Daniel Lacase.

Después de haber sido mencionado sistemáticamente por los testimonios recogidos en la sala de juzgamiento, eran muchas las expectivas por conocer su versión de los hechos.

Sin embargo, el tenor de las preguntas que le formularon al abogado laboralista tanto el fiscal de cámara Julio Rivero como el abogado defensor Marcelo Brito hicieron que el paso del testigo por la causa resultase intrascendente.

A eso se le sumó la citación de varias personas que poco y nada tenían para aportar al esclarecimiento del delito que se juzga en los Tribunales locales, que no es otro que la presunta instigación del crimen de su esposa por parte del traumatólogo Marcelo Macarrón.

La sensación, después de siete semanas consecutivas de la audiencia, es que no se han producido avances en el esclarecimiento de ese hecho.

La frustrada citación del empresario del agro Miguel Rohrer y de su esposa Valeria Califon fue otro acontecimiento que generó más ruido que transparencia en la marcha del proceso.

Aunque ya quedó suficientemente claro que el lunes de la semana pasada ambos habían sido citados para que declarasen tres días después, no deja de generar suspicacias que tanto desde la defensa del acusado como desde la fiscalía se afirme a los medios que nada conocían sobre la citación del otro testigo clave de la causa, ni mucho menos sobre la cancelación de apuro que se comunicó cuando los testigos ya estaban en la zona de Río Cuarto.

Marcelo Brito ya anticipó a los medios de prensa que hoy por hoy no tiene interés alguno en que declaren el Francés y su esposa.

El fiscal de Cámara, por su parte, fue más cauto. También en diálogo con los medios, dijo que la opinión de Brito no es dirimente y, si la fiscalía lo estima necesario, citarán más adelante al testigo.

Dejá tu comentario