Deportes | Farré | Guillermo Farré | Belgrano

Farré: "No logramos un ascenso, logramos una revolución"

Se cumplen 10 años del último ascenso de Belgrano en la máxima categoría, Guillermo Farré aseguró que "fue el comienzo del presente que hoy me toca vivir".

Un día como hoy, pero hace 10 años, Belgrano enmudeció el monumental con un gol de Guillermo Farré y un penal atajado por Juan Carlos Olave. El equipo del "Ruso" Zielinski empató y, por haber ganado en Alberdi, ascendió a primera división condenando al "Millonario" al descenso, por primera vez en su historia.

"Una fecha que va a quedar marcada para este club y en lo personal. Es imborrable para la memoria, trae muchas sensaciones. Detrás de eso hay muchos momentos que uno recuerda, pareciera que fue ayer", asegura Guillermo Farré en diálogo con Marca Informativa Córdoba.

El "Pirata" fue claro dominador de la serie: primero se impuso por 2 a 0 en el Gigante, con goles de César Mansanelli, de penal, y del "Picante" Pereyra. River, opaco, no pudo inquietar a la defensa de Belgrano.

Pero todos los ojos se posaron en el Monumental, en ese domingo 26 de junio, cuando el mundo se maravilló con Belgrano y una sólida actuación para dejar a uno de los clubes más grandes del continente de rodillas en su propio estadio.

Se veía que era algo impresionante lo que íbamos a vivir. A tres cuadras nos cruzamos con la gente de Belgrano y eso nos hizo explotar Se veía que era algo impresionante lo que íbamos a vivir. A tres cuadras nos cruzamos con la gente de Belgrano y eso nos hizo explotar

Mariano Pavone abrió el marcador a los cinco minutos, pero Farré se vistió de héroe a los 16 del complemento e igualó el partido en un momento complicado del juego. Para el actual DT, fue el comienzo de algo "soñado".

Una fecha "imborrable"

"El 26 de junio es una fecha única, imborrable. Trae muchísimas sensaciones. Va a quedar marcada para este club y en lo personal. Detrás de eso hay muchos momentos que uno recuerda que perecieran que fuese ayer", aseguró el capitán de la hazaña "Pirata".

En las calles se percibía que era algo impresionante. Pero tres cuadras antes nos cruzamos con la gente de Belgrano y ahí fue una explosión para nosotros. Queríamos brindarle a la gente lo que ellos iban a buscar En las calles se percibía que era algo impresionante. Pero tres cuadras antes nos cruzamos con la gente de Belgrano y ahí fue una explosión para nosotros. Queríamos brindarle a la gente lo que ellos iban a buscar

"Fue imponente jugar en un marco así. Cuando fuimos a hacer la formación nos potenciamos: dijimos que era imposible que nos ganen, que dependía de nosotros hacer historia. Jugando como sabíamos, íbamos a conseguirlo", asegura Farré.

El partido inolvidable

"Se tornó bastante cuesta arriba, River tuvo la posibilidad de convertirnos más de un gol y nosotros entramos en duda. No teníamos respuestas. Sólo queríamos que termine el primer tiempo. Estábamos invadidos", recuerda el actual jugador que llegó al "Pirata" en 2007.

"En el segundo tiempo fue otra cosa. Fuimos intensos y tuvimos la tranquilidad para manejar la situación. La manejamos de mejor manera", analiza.

El gol, eterno

Alguien me dijo: 'es tu momento, aprovechalo, ejecutalo como te salga'. Lo viví así Alguien me dijo: 'es tu momento, aprovechalo, ejecutalo como te salga'. Lo viví así

"Creo que es la primera vez que lo manifiesto. Fue un impulso en el último sprint. Creo que alguien me empujó: hice cosas que nunca había hecho, que sentí que podía hacerlo. Corrí 50 metros, estaba lejos. Hice una pirueta. Fueron dos o tres segundos. Alguien me dijo: 'es tu momento, aprovechalo, ejecutalo como te salga'. Lo viví así".

"Fue una sensación que hasta el día de hoy, es difícil no emocionarse. Se cruza toda tu historia por la cabeza. Fue el comienzo del presente que hoy me toca vivir, de cosas hermosas para el club y de cosas que viví posascenso. Cosas que soñaba pero veía inalcanzables. Lo estoy contando y es como si sucediera".

Cuando el árbitro pita el silbato final, fue una emoción tan grande, mirar a la gente de Belgrano que estaba enloquecida... los veía y quería abrazar a todos. Estaban felices. Cuando el árbitro pita el silbato final, fue una emoción tan grande, mirar a la gente de Belgrano que estaba enloquecida... los veía y quería abrazar a todos. Estaban felices.

En el vestuario, también fue felicidad plena: "Fue afecto pleno, sincero, mucha llorada y emoción. No logramos un ascenso, logramos una revolución que hasta el día de hoy nos dejó marcados".

"Fue un grupo de jugadores irrepetibles, mentalidades superadoras. Pero lo logramos con juego en equipo, con compañerismo y solidaridad. A nosotros no hubo nada que nos favoreciera. Lo ganamos en la cancha", cerró.

Dejá tu comentario