Policiales | violencia urbana | Córdoba | ciudad de Córdoba

Ataque a balazos contra una comisaría de Ciudad Evita: detuvieron a un tercer sospechoso

Se trata de un hombre mayor de edad que sería el autor material de los disparos. El ataque ocurrió el 1° de enero y por el hecho se arrestó a dos menores.

El hecho había ocurrido en el sector de Manzana 38 lote 6 de B° Ciudad Evita y a las pocas horas resultaron detenidos dos menores de edad (una mujer de 17 y un varón de 13), quienes fueron sindicados como presuntos autores del hecho.

La Policía buscaba a una tercera persona que finalmente fue apresada este viernes 12 de enero, en el marco de un allanamiento en ese sector de Córdoba capital y la villa El Capullo. El detenido, según la información policial, es mayor de edad y tiene “frondosos antecedentes penales”. Sería el autor material de los disparos.

https://publish.twitter.com/oembed?url=https%3A%2F%2Ftwitter.com%2Fleoguevara80%2Fstatus%2F1745802665597038977&partner=&hide_thread=false

Cómo fue el ataque a la comisaría

Los hechos sucedieron el pasado viernes a la noche en proximidades de la comisaría ubicada en el barrio Ciudad Evita, en la zona sudeste de la Capital provincial. No es la primera vez que sucede un episodio de estas características.

Según trascendió, todo ocurrió en momentos que unas personas jóvenes se habrían acercado a la dependencia por la parte posterior adonde funciona un depósito de la comisaría de Ciudad Evita. No está claro si quisieron o no sustraer algunos elementos allí guardados. En esas circunstancias, llegaron policías y hubo disparos al aire.

Momentos después se produjeron disparos de arma de fuego por parte de civiles contra esa dependencia. Además, hubo pedradas. Un vehículo terminó dañado.

Fue necesario convocar a la Guardia de Infantería que acudió al cabo de un rato para controlar la situación. Hubo incidentes. La tensión en la barriada se extendió hasta la madrugada del sábado.

Voceros oficiales indicaron que, a priori, no se produjeron heridos. “Tenemos una sociedad muy complicada. Vamos a tener que trabajar mucho y duro y ser profesionales en todo”, comentó una fuente policial al referirse a esta clase de episodios de violencia urbana en contra de la Policía.

Secuencia de ataques contra vehículos policiales

En agosto pasado se había producido un episodio similar en contra de una dependencia policial (base del Comando de Acción Preventiva) en barrio San Jorge, también en la Capital, donde fue necesaria la acción de la Guardia de Infantería. Con disparos de armas no letales también se controló aquella situación y mayores desbordes.

A los pocos días de esa agresión, se concretaron varios allanamientos en esa misma barriada y en zonas cercanas (como Patricios y General Belgrano) y se detuvo a algunos sospechosos a instancias de la fiscalía a cargo de Andrés Godoy.

“Desde hace mucho tiempo que se vienen dando episodios de ataques con piedras u otros elementos contra sedes policiales. Por eso, las ventanas tienen rejas y medidas preventivas. Pero, ahora, se está viendo que se producen agresiones ya con armas de fuego.... Y eso es muy delicado. Eso ya es todo un síntoma donde los códigos se han quebrado”, comentó otra autoridad policial.

En diciembre pasado se produjo otro grave episodio de violencia en contra de una dependencia de la Policía de Córdoba. Ladrones entraron a una comisaría y se robaron un patrullero tras reventar un portón.

En la fuga, fueron perseguidos y terminaron chocando y destruyendo el móvil en un campo.

Aquel violento episodio sucedió en la madrugada del 11 de diciembre en la localidad de General Cabrera, en el departamento Juárez Celman.

Esa madrugada, al menos tres hombres entraron al patio de esa comisaría y, con suma facilidad, se apoderaron de un patrullero identificable VW Amarok que era del destacamento de Olaeta y que estaba allí guardado. Era de un jefe.

También sustrajeron pertenencias de policías que estaban dentro del móvil y en otros rodados del mismo depósito. Los ladrones no tuvieron problema en arrancar el vehículo y escapar: reventaron el portón de chapa de la comisaría.

Tras una persecución, chocaron. Dos fueron capturados. Un tercero escapó corriendo.

Fuentes policiales señalaron que ese episodio fue una represalia. “Esas personas quisieron vengarse de los policías porque les habían detenido, momentos antes, a dos amigos tras una pelea”, comentó una fuente policiale en su momento.

Con información de La Voz

Dejá tu comentario