Internacionales | Salman Rushdie | Nueva York |

El escritor Salman Rushdie fue apuñalado en EE.UU. y se halla en grave estado

El hecho ocurrió ayer en una localidad neoyorkina, cuando se aprestaba a dar una conferencia literaria.

El escritor Salman Rushdie fue apuñalado ayer en una localidad del estado de Nueva York cuando se disponía a iniciar una conferencia literaria y, tras ser sometido a una cirugía que duró varias horas, se encontraba conectado a un respirador artificial sin poder hablar, informó su agente literario, Andrew Wylie.

"Las noticias no son buenas", informó Wylie a partir de un correo electrónico replicado por la prensa internacional. "Salman probablemente perderá un ojo; los nervios de su brazo fueron cortados; y su hígado fue apuñalado y dañado".

Salman probablemente perderá un ojo; los nervios de su brazo fueron cortados; y su hígado fue apuñalado y dañado Salman probablemente perderá un ojo; los nervios de su brazo fueron cortados; y su hígado fue apuñalado y dañado

Rushdie, escritor de origen indio nacionalizado británico-estadounidense condenado a muerte en 1989 por una fatwa (se consideró ofensivo del islam a su libro "Los versos satánicos"), fue trasladado en helicóptero al Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh, en Pensilvania, confirmó a la prensa Dan Spizarny, jefe policial de la localidad de Erie, donde está emplazado el hospital.

Poco después del ataque, por su parte, la gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, había confirmado que Rushdie "se mantenía con vida, recibiendo la atención necesaria”, trascendió en una improvisada conferencia de prensa.

Apenas ocurrido el atentado, la policía del estado de Nueva York informó que Rushdie había sido herido con arma blanca poco antes del mediodía, previo a una conferencia literaria en la localidad de Chautauqua: "El sospechoso subió corriendo al escenario y atacó a Rushdie y a un entrevistador. Rushdie fue apuñalado en el cuello y el abdomen", se indicó.

El sospechoso subió corriendo al escenario y atacó a Rushdie y a un entrevistador. Rushdie fue apuñalado en el cuello y el abdomen El sospechoso subió corriendo al escenario y atacó a Rushdie y a un entrevistador. Rushdie fue apuñalado en el cuello y el abdomen

Eugene Staniszewski, vocero de la Policía, informó en una conferencia de prensa que el sospechoso que tiene bajo custodia se llama Hadi Matar, un joven de 24 años.

En cuanto a la investigación, aún no se ha logrado establecer el móvil, y se tramitaron diversas órdenes de allanamiento.

El sospechoso, que no fue acusado formalmente, fue reducido por asistentes a la conferencia antes de que llegara la policía. Un médico que se encontraba en el lugar “inmediatamente comenzó los primeros auxilios” después del apuñalamiento, precisó Staniszewski.

El atacante contaba con un ticket de ingreso al evento, como el resto de la audiencia. “Encontramos una mochila en la escena y dispositivos móviles”, agregó el policía.

Michael Hill, el jefe de la Institución Chautauqua, donde ocurrió el apuñalamiento, dijo que todos tenemos que asumir el “odio” ahora, pero anticipó que continuarán con su misión.

El médico Martin Haskell, que se encontraba entre los que se apresuraron a ayudar, describió las heridas de Rushdie como “graves pero recuperables”.

Casi diez años oculto

Nacido en 1947 en Bombay en el seno de una familia de musulmanes no practicantes y ateo declarado, Rushdie pasó casi una década escondido, incluso de su familia.

A fines de la década de 1990, luego de que en 1998 Irán declarara que no apoyaría su asesinato, el escritor dejó de esconderse, aunque continuó su vida bajo fuertes medidas de seguridad, dado que un grupo radical ofreció una recompensa de tres millones de dólares por su cabeza, amenaza que él mismo minimizó.

Rushdie, quien escribió su obra en inglés y es desde hace años uno de los eternos aspirantes al Nobel de Literatura, cuenta con un título de "sir" concedido por la Reina Isabel de Inglaterra, publicó más de 10 novelas, una autobiografía, ensayos, cuentos y relatos para chicos.

Pese a la amenaza del régimen iraní, consideró que "no había evidencia" de que las personas estuvieran interesadas en la recompensa y siguió escribiendo.

Dejá tu comentario