Sociedad | Salud | Covid-19 | sedentarismo

El virus te enferma, si vos no te movés

El eslogan "el virus no se mueve, si vos no te movés" nos lleva a pensar a la salud como la acción de quedarse quieto en casa, o como la falta de movimiento.

Las campañas de prevención contra el coronavirus nos invitan a reflexionar sobre la prioridad que le damos a mantener un estilo de vida saludable. La ciudad de Córdoba en los últimos días fue inundada por carteles publicitarios sobre el Covid-19. El eslogan “el virus no se mueve, si vos no te movés” nos lleva a pensar a la salud como la acción o el resultado de quedarse quieto en casa, o como la falta de movimiento.

Estos mensajes publicitarios contienen el peligro de confundir el cuidado de nuestra salud con la falta de actividad y el sedentarismo. Hoy en día conocemos que una vida sana es todo lo contrario, significa movimiento.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FCQb5erTnpKc%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABAOSYBwM3uQKGCekDCIdyYmsnm4fnaCfBjDEYOw9ir6IRYylXJECCLjAkrZCkvqj37I492yEMlVHyGyAkFk81J6RjsfsIZC7CgMrHVGbCxgtpJfcXgrUsRQAZBfTKLAVyB7YD7kiapAR25x9WEF3xtF07MbOaF3ffOGhPKV7

La Organización Mundial de la Salud (OMS), por ejemplo, recomienda que las personas adultas realicen un mínimo de 150 minutos semanales de actividad física moderada y, al menos, dos veces ejercicios de fuerza cada siete días. Por otro lado, existen cada vez más investigaciones científicas que demuestran la importancia de la misma para combatir los riesgos del Covid-19.

Un estudio publicado recientemente en el British Journal of Sport Medicine determinó que la falta de actividad física se relaciona a un mayor riesgo de Covid-19 severo. Para llegar a esa conclusión se tomaron más de 48.000 pacientes adultos con diagnóstico de coronavirs y se los agrupó en tres categorías según sus niveles de actividad física. Quienes realizaban de 0 a 10 minutos semanales de ejercicio, de 11 a 150 minutos, y personas que hacían más de 150 minutos de actividad física por semana.

Esta investigación encontró que los pacientes más inactivos tenían un mayor riesgo de hospitalización, ingreso a las unidades de cuidados intensivos y muerte. Incluso pacientes que realizaban entre 11 minutos y 150 minutos de actividad física por semana tenían menor riesgo de hospitalización.

Los pacientes más inactivos tenían un mayor riesgo de hospitalización, ingreso a las unidades de cuidados intensivos y muerte.

La importancia de estas nuevas evidencias científicas está en entender que los cuidados frente a la pandemia no se agotan en lavarse las manos o quedarse en casa. Las restricciones por parte de los gobiernos que se vienen imponiendo desde el 2020, son hoy en día una forma reduccionista de cuidar la salud de la población. Además de la campaña de vacunación y los cuidados individuales, ¿no sería mejor promover una calidad de vida sana para reducir los riesgos del Covid-19?

Es hora de comenzar a pensar a la salud como un componente que existe desde antes de nacer y se extiende durante toda la vida. Ya no se trata de acordarse de la salud cuando una persona está enferma o ingresa a la sala de un hospital.

Los mensajes y publicidades de los gobiernos y ministerios de Salud deben cambiar porque el lenguaje es capaz de crear realidades. Incorporar a la agenda de salud pública la promoción de la actividad física es una deuda que no puede esperar si pretendemos enfrentar a la pandemia de una forma más humana, inclusiva y sostenible.

*Por Marcos Garrote – Profesor de Educación Física.

Dejá tu comentario