incendios | fuego | bomberos

Llovizna y afirman que no habrá reinicios en los incendios

Una leve caída de agua generó una buena cantidad de humedad que colaboró para apagar las cenizas que permanecían en guardia en la zona de Paravachasca.

Luego de dos días de intensos incendios forestales en localidades cordobesas de los valles de Calamuchita y Paravachasca, que arrasaron con al menos 80 cabañas, entre otros daños, esta mañana comenzó a lloviznar en la zona y no quedan focos activos en la región, no obstante se mantienen guardias de cenizas, informaron fuentes oficiales.

El coordinador Regional de Bomberos Voluntarios, Lucas Reyes, manifestó esta mañana a los medios locales que “no quedan focos activos hoy" y que se encontraban con "guardia de cenizas para evitar que se reactive el fuego”.

“Logramos que todo el perímetro quede frío y lo que estamos haciendo son recorridos permanente para que el incendio no se reactive”, sostuvo Reyes y añadió que en la tarde de ayer hubo intervenciones en varios principios de incendios que “en todos los casos, pudieron ser sofocados inmediatamente”.

Asimismo, Reyes advirtió que “el riesgo de incendios sigue siendo extremo”, por lo tanto todos los cuarteles de bomberos de la región están en “alerta permanente”.

Mientras tanto, vecinos de la localidad de Potrero de Garay, la población más afectada por el fuego, esta mañana postearon en las redes sociales que en las primeras horas comenzó a lloviznar en la región, situación que va a ayudar a la extinción total del fuego y al asentamiento de las cenizas.

El origen del fuego se registró el pasado miércoles en Potrero de Garay, y luego se fue extendiendo hacia San Clemente, Intiyaco y Atos Pampa.

En su recorrido serrano, el incendio arrasó con más de 50 cabañas del complejo conocido como Potrerillo Pueblo de Montaña, y otra veintena de los alrededores, en su mayoría de maderas y ubicadas en terrenos rodeados de pinares y otros árboles de gran altura.

Las llamas también alcanzaron a animales silvestres y de granjas, en tanto hasta el momento no se notificaron víctimas humanas.

Al respecto, el Gobierno provincial activó el Fondo Permanente para Atención de Situaciones de Desastre para afrontar todos los daños materiales y ambientales que dejó como saldo el siniestro, además de asistir a los damnificados.

El secretario de Gestión de Riesgo Climático y Catástrofes, Claudio Vignetta, sostuvo que “desde la hora 22 de ayer jueves no se encontraban focos activos, tampoco se registraron reinicios y comenzó la guardia de cenizas”.

El funcionario detalló que “esta madrugada, a las 4 de la mañana, hubo un chaparrón importante de algunos minutos, y a esta hora persiste una llovizna en la zona”.

Gracias a estas situaciones climáticas y al intenso trabajo de bomberos voluntarios, ETAC y Defensa Civil, y del Plan Provincial de Manejo del Fuego, los dos perímetros están fríos y no se esperan reinicios. De todos modos quedará una guardia apostada en el lugar.

Pese a las ráfagas de viento, la disminución en la temperatura y la presencia de nubosidad en el cielo, hacen que el riesgo de incendio haya bajado. No obstante se espera un fin de semana con condiciones propicias para el desarrollo de nuevos focos ígneos, por lo que es fundamental extremar las medidas preventivas.

Dejá tu comentario