Policiales | Hospital de Urgencias | robo | inseguridad

Joven fue baleado tras defender a su novia durante un robo: "Le pedía por favor que no le disparara"

El joven fue internado en el Hospital de Urgencias, donde fue sometido a una cirugía y se encuentra fuera de peligro. Los motochorros le apuntaron a la chica en la cabeza y se terminaron dando a la fuga.

Un joven resultó herido de bala luego de interponerse ante un ladrón que le apuntó en la cabeza a su novia para robarle. El hecho ocurrió durante la madrugada de este viernes cuando los jóvenes, Ludmila de 19 años y Tomás de 23, caminaban desde barrio José Ignacio Díaz hacia la casa del chico en barrio Oña.

Los motochorros los sorprendieron en barrio San Pablo, en la periferia sur de la ciudad de Córdoba. Pese a la cantidad de autos que pasaban por la zona, nada los intimidó. El joven perdió mucha sangre y pudo ser trasladado al Hospital de Urgencias, donde ya se encuentra fuera de peligro.

De acuerdo a lo relatado en un móvil de El Doce, Ludmila fue apuntada por el delincuente y su novio se metió, le pidió que corriera, pero se paralizó. El ladrón le puso la pistola en la cabeza al joven y comenzó a exigirle sus pertenencias hasta que gatilló y le disparó en la pierna.

La joven contó que el ladrón que conducía la moto le pidió a su cómplice que no disparar, pero lo hizo igual. Su novio cayó al piso y comenzó a perder mucha sangre de la pierna. Los delincuentes se fugaron sin nada.

La pareja del herido estaba desesperada y solo pensaba en salvarle la vida: “Me saqué el cordón de la campera, lo até a la pierna y porque le estaba saliendo muchísima sangre, se puso pálido y tenía sed”. Ella intentó calmarlo mientras “llamaba a todo el mundo” para que los auxiliaran.

Finalmente llegó la ambulancia y el joven fue trasladado al Hospital de Urgencias, donde fue sometido a una cirugía de urgencia, pero estaría fuera de peligro.

“En ese momento se me cruzaron muchas cosas por la cabeza y lo único que hice fue suplicarle a Dios que no nos pasara nada”, expresó angustiada Ludmila.

Sobre su accionar ante el pedido de su novio de que saliera corriendo, reflexionó: “Sabía que si me daba vuelta y corría no sé dónde me iba a pegar. Me paralicé y le pedía por favor que no le disparara”. “No les importa nada, si te matan o no. Total así como entran van a salir”, lamentó.

Dejá tu comentario