Sociedad | SMN | Córdoba | alerta roja

Córdoba, en alerta por la ola de calor

Desde el Servicio Meteorológico Nacional indicaron que las temperaturas son "muy peligrosas" incluso para personas saludables y emitieron recomendaciones para no sufrir golpes de calor.

La provincia de Córdoba se encuentra actualmente bajo el impacto de una intensa ola de calor que ha generado alertas en diferentes partes de la región. Según el reporte del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), las temperaturas extremas están afectando a amplias áreas, con registros que superan los 40 grados en algunas localidades.

La alerta roja, que implica temperaturas "muy peligrosas" que "pueden afectar a todas las personas, incluso a las saludables", alcanza al este de Salta; gran parte de Formosa, Entre Ríos, San Luis, Neuquén y Córdoba, todo el territorio de las provincias de Tucumán, Catamarca, La Rioja, San Juan y Mendoza: el oeste de Chaco y de Corrientes; el sur y centro-este de Santa Fe; localidades del norte bonaerense y el Área Metropolitana de Buenos Aires.

En la capital de San Juan se espera una máxima de 40 grados, mientras las térmicas alcanzarán los 39 en La Rioja, en Paraná (Entre Ríos) y en Goya (Corrientes), los 38 en Mendoza y en algunas localidades del norte de Buenos Aires como Colón, y los 36 en la Ciudad de Buenos Aires.

En tanto, la advertencia naranja se extiende en gran parte de Misiones, Santiago del Estero y Corrientes; el este de Formosa; el norte de Entre Ríos; el este de Chaco; y el centro sur de Córdoba.

Finalmente, el resto de las provincias de Chaco, Santa Fe, Santiago del Estero, Córdoba, Entre Ríos, San Luis y Buenos Aires; gran parte de La Pampa, Río Negro y Chubut están bajo alerta amarilla.

image.png

Recomendaciones de los especialistas

Frente a estas temperaturas extremas, el Ministerio de Salud recomienda aumentar el consumo de agua sin esperar a tener sed para mantener una hidratación adecuada, no exponerse al sol en exceso, prestar atención a los bebés, niños y niñas y a las personas mayores, evitar las bebidas con cafeína, con alcohol o muy azucaradas.

Además, evitar comidas muy abundantes, ingerir verduras y frutas, reducir la actividad física, usar ropa ligera, holgada y de colores claros; permanecer en espacios ventilados o acondicionados y recordar que no existe un tratamiento farmacológico contra el golpe de calor y sólo los métodos clásicos pueden prevenirlo y contrarrestarlo.

Dejá tu comentario