Justicia | Servicio Penitenciario | Córdoba | Ministerio de Justicia

Corrupción en las cárceles cordobesas: detuvieron al ex jefe de Seguridad del Servicio Penitenciario

Es en el marco de una causa que investiga una asociación ilícita que vendía favores a los presos a cambio de dinero. Los acusados también habrían tramitado certificados para reducir los tiempos de encierro.

Darío Tello, exjefe de Seguridad del Servicio Penitenciario de Córdoba, fue detenido en las últimas horas como una derivación más de la causa que investiga los “favores” en calificaciones y permisos de salidas transitorias de jefes penitenciarios a presos, entre otras irregularidades.

Darío José Tello Pajón ya había sido desplazado por el Ministerio de Justicia y puesto en retiro obligatorio. En su lugar, la cartera judicial designó al prefecto técnico superior Diego Marín Ayala como “responsable de la seguridad de todos los establecimientos penitenciarios de la Provincia”.

“La decisión se tomó porque los hechos de público conocimiento están vinculados al área de seguridad. Evidentemente hubo falencias, que hemos advertido desde el propio Servicio Penitenciario”, confió en ese momento Cecilia Lanzarotti, secretaria de Organización y Gestión Penitenciaria.

La detención de Tello se produjo este miércoles, luego de que el fiscal de Delitos Complejos del 1° Turno, Enrique Gavier, ordene un allanamiento en las oficinas del Servicio Penitenciario de Córdoba (SPC). Los operativos se realizaron en calle Entre Ríos 457 de barrio Nueva Córdoba, en el marco de la investigación por presuntas irregularidades en la cárcel de Bouwer.

Desde junio, se investiga el funcionamiento de una asociación ilícita, la cual vendía favores a los presos a cambio de dinero, entre ellos, la tramitación de certificados para reducir los tiempos del encierro.

La medida se toma luego de que el director del Establecimiento Penitenciario N° 9 (la UCA) fuera sancionado y separado de su cargo por haber tenido trato preferencial con un jefe preso por asociación ilícita; al tiempo que dos mujeres guardiacárceles fueron puestas en pasiva por equivocarse de presas y liberar a una por error.

Y estos episodios se agregan, a su vez, a dos graves causas judiciales que detonaron en las últimas semanas en dos importantes cárceles de Córdoba por presuntos y delicados hechos de corrupción.

Escándalo en el Servicio Penitenciario cordobés: los otros detenidos

Por un lado, está el caso de la Cárcel de Bouwer: el subdirector del penal. Sergio Guzmán, está detenido junto a un abogado y un ex contratado del Gobierno por el presunto cobro de dinero a presos para mejorarles los registros de la conducta y así hacerlos acceder a salidas transitorias o libertades condicionales.

Estas tres personas están acusadas por el fiscal Enrique Gavier por presunta asociación ilícita.

Por otro lado, en la Cárcel de Villa María se descubrió el funcionamiento de un importante “call center tumbero”. En un pabellón, un grupo de presos usaba costosos celulares (algo prohibido) para realizar estafas telefónicas a víctimas de Córdoba y otras provincias.

Por esa causa hay 20 personas detenidas e imputadas: entre ellas sobresalen tres jefes de la mismísima cárcel de Villa María.

Los demás detenidos son seis reos y 11 familiares de ellos.

En medio de todo esta situación, la ministra de Justicia y de Derechos Humanos, Laura Echenique, ha respaldado a Juan María Bouvier, al frente del SPC.

Bouvier es el director de esta repartición desde 2008. “Johnny”, como lo llaman puertas adentro, estaba retirado (supo trabajar con Graciela Lucientes de Funes). Sin embargo, fue convocado de urgencia en aquel 2008 por el Gobierno provincial. Sucedió luego de un motín en la ahora ex Penitenciaría de barrio San Martín.

Dejá tu comentario