Sociedad | Santa Rosa de Calamuchita | rescate | bomberos

Un ciclista rescató a un niño y un bañero que habían quedado atrapados por la crecida de un río

El hecho tuvo lugar en el Río Santa Rosa, en la localidad homónima del departamento Calamuchita. El joven, que también es guardavida, fue asistido por Bomberos Voluntarios y servicios de emergencia.

Un ciclista rescató a un nene y un bañero que habían quedados atrapados en el medio de la crecida del río de Santa Rosa de Calamuchita. El hecho ocurrió durante la tarde del jueves en la zona del Remanso.

El rescatista, identificado como Quito Fuensalida, contó que estaba entrenando en bicicleta cuando vio a las dos personas en peligro. Ante esa situación no dudó en dejar su bici a un costado y tirarse al agua para ayudar.

La dramática escena se vivió durante la creciente del río Santa Rosa, después de las tormentas registradas entre el miércoles y el jueves varios puntos de las sierras de Córdoba.

"Vi dos personas en el agua que fueron arrastradas por el río en El Remanso, di la vuelta rápido, decidido a meterme porque vi que ninguno de los dos podía salir", le contó Quito al periodista Cristian Alegre. Explicó que uno era un nene de aproximadamente 13 años y el otro un bañero que se había lanzado al rescate.

El ciclista relató que cruzó el puente, se sacó el casco y los zapatos para la bici mientras algunas personas le pedían que no se tirara. Él les alcanzó a avisar que también es guardavida y llevó tranquilidad.

Cuando ingresó al agua, tanto el nene como el bañero estaban sobre una piedra en el medio del cauce. "Llego a ellos, tranquilizamos al chico, lo agarramos entre los dos, derivamos la corriente y lo sacamos", completó el héroe.

La asistencia en la costa la completaron personal de Bomberos Voluntarios y servicios de emergencia que constataron que todos estaban fuera de peligro.

Quito comentó que es guardavida hace muchos años y que estuvo tiempo trabajando en eso, aunque ahora se dedica de lleno al triatlón lo que le permite estar entrenado y en plena actividad. A su vez llamó a tomar conciencia ante las crecidas de los ríos serranos.

Tras las intensas lluvias del 31 de diciembre y el 1 de enero, el Gobierno de la provincia alertó ante los riesgos por crecidas de los ríos. A continuación, algunas recomendaciones para evitar tragedias.

Para tener en cuenta

  • Con alguna antelación suele haber indicios de una crecida, por el tono y color del agua. Cuando se torna marrón y trae espuma, ramas, hojas o basura significa que la creciente está llegando.
  • Es necesario estar al tanto de los avisos de tormenta y de las indicaciones cuando se produce el temporal.
  • No hay que cruzar vados o puentes que se encuentren tapados por la correntada del agua.
  • Las operaciones de rescate las realiza personal entrenado. No hay que arriesgarse sin conocimiento ni sumar problemas a la gente capacitada.
  • No se debe armar la carpa en cercanías de ríos o arroyos, ni en zonas bajas, ya que una creciente repentina puede sorprender a sus ocupantes mientras duermen.
  • La mejor manera de saber de dónde acampar fuera de un camping es observar con detenimiento la marca nivel de crecimiento de agua, que deja resaca en árboles, piedras y alambrados.

Con información de El Doce

Dejá tu comentario