Sociedad | Martín Llaryora | Sep | Gobierno de Córdoba

ATE y SEP convocan a marchar el próximo martes en reclamo de los trabajadores estatales cesanteados

Son alrededor de 3.500 los agentes afectados por la no renovación de contratos. Desde el Gobierno aseguran que en los hospitales públicos hay un ausentismo del 60% y anunciaron que implementarán un nuevo mecanismo de evaluación de desempeño.

El titular del gremio llamó a reunirse en el gremio el próximo martes a las 10, con motivo de llevar a cabo una marcha de "tristeza y bronca" hacia la iglesia de Santo Domingo, para reclamarle al Gobierno que vuelva atrás con su decisión.

Embed

Indicó Castro que la Provincia no consideró las condiciones precarias de monotributistas y becarios, ni tuvo en cuenta la crisis económica que atraviesa el país. "Hay compañeras y compañeros llevan doce o trece años trabajando en situación de precariedad", manifestó Castro, que demandó mayor "sensibilidad" a "este gobierno que declama la justicia social".

Y agregó: "Hay compañeras que son sostén de familia, que están embarazadas y en situación de lactancia. Tenemos compañeros con cáncer, diabéticos. Solicitamos respuestas; tenemos una nota del 4 de enero y otra del 2. Queremos una mesa de diálogo con la provincia para revisar legajo por legajo. Tenemos compañeros contratados con legajos de dos meses, pero con una antigüedad real de quince años".

También cuestionó que desde la gestión provincial se hable de un elevado número de carpetas médicas en las áreas de Salud; al aludir que este gobierno es continuidad del anterior, en el que se hicieron evaluaciones de personal. "Recién ahora se dan cuenta de que están excedidos de carpetas médicas", subrayó y marcó que, además, desde el sector gremial se viene denunciando "falta de recursos humanos desde el gobierno anterior".

Acusó Castro al Gobierno de la Provincia por la situación que se vive en los hospitales "con compañeros recargados de francos, licencias y horas acumuladas que nos les pagan".

"Si tienen ñoquis será un problema de ellos y tendrán que verificarlo. Vamos a defender a los compañeros que han estado trabajando. Todos los hospitales públicos siguen funcionando normalmente pese a la falta de personal", concluyó.

Y adelantó que el plan de lucha que se pone en marcha contemplará cortes de calles, tomas de reparticiones y quita de colaboración en el sector hospitalario.

ATE también convoca a la movilización del próximo martes

En conferencia prensa realizada esta mañana el secretario General de ATE Córdoba, Federico Giuliani, informó que ATE convoca a un paro total activo para el próximo martes 9 de enero, en rechazo a los despidos en el Estado provincial que impuso el gobernador Martín Llaryora.

Giuliani acusó a Llaryora de perpetrar un ajuste en Córdoba en sintonía al impulsado pro el Presidente Javier Milei en el ámbito nacional, rechazó que los contratos caídos no cumplieran con sus tareas asignadas y denunció que el gobierno deja desamparados sectores completos de la Administración Pública, en relación, por caso, a los despidos en la SENAF que vacía de profesionales el organismo.

WhatsApp-Image-2024-01-05-at-11.41.05-768x574.jpeg

“Va a ser una medida de fuerza acorde a la respuesta que las y los trabajadores debemos darle a un gobierno provincial que está despidiendo masivamente en Salud, en SENAF, en el Polo de la Mujer, y en todo el territorito provincial. Rechazamos también en relato oficial que pretende imponer que los despidos son justificados porque las y los despedidos son ñoquis, vagos o militantes de determinado gobierno. No, son trabajadores probados que cada día cumplen sus funciones, no son una planilla excel, detrás hay familias. Todos estos despidos son injustos porque el gobierno no puede acreditar ninguna falta real, nadie está despedido por justa causa”, dijo Giuliani, ante el requerimiento de la prensa.

Y se preguntó a quién le mueve el amperímetro reducir el costo de salarios de 200 mil pesos en la SENAF o 350 mil pesos en Salud. Si bien las cifras aumentan cada día, hasta el momento ATE tiene registrados 240 despidos en la Provincia.

“No vemos el ajuste en la política que habían anunciado. Y si encima le agregamos el supuesto superávit de 900 millones de dólares que dejó Schiaretti, según sus propias palabras, no vemos que falte plata como dice Llaryora. Alguien está mintiendo acá”, dijo el dirigente.

Y agregó: “frente a un contexto difícil porque la Legislatura acaba de aprobar el saqueo del bolsillo de los trabajadores con el aumento de los aportes a la Caja de Jubilaciones y al APROSS, nosotros venimos en un proceso de alerta y asambleas que desemboca con un plan de lucha que tiene medidas de acción gremiales directas”.

“Estamos convocando a una Jornada de Lucha con paro activo para el 9 de enero, en todo el Estado provincial y en todo el territorio cordobés, para ir a una jornada de lucha que plantea ATE Nacional el 15 de enero. Y todo esto nos sirve para juntar fuerza y calentar motores de cara al paro general del 24 de enero, que se va a realizar en toda Argentina, por el proceso de ajuste que se da en el Estado nacional, de igual manera a lo que sucede en el Estado provincial y lo que decanta naturalmente en los municipios”, concluyó Giuliani.

Los trabajadores de la salud se pliegan a la movilización

A través de un comunicado, emitido este viernes, Gastón Vacchiani, médico y secretario General de la Unión de Trabajadores de la Salud (UTS), anunció un paro de las trabajadoras y trabajadores de la salud provincial para el martes 9 de enero, bajo la consigna: "En salud no sobra nadie".

El llamado de la entidad gremial pretende "frenar los despidos y el ajuste de Llaryora"; la "reincorporación de las y los despedidos"; un freno al "aumento compulsivo de aportes"; la "reglamentación de la 10.889"; y el "cumplimiento de la paritaria y recomposición salarial".

El plan de lucha contempla también asambleas para el miércoles 10.

https://publish.twitter.com/oembed?url=https%3A%2F%2Ftwitter.com%2FUTSCordoba%2Fstatus%2F1743091908333670584%3Fs%3D20&partner=&hide_thread=false

En la misiva que hizo pública la entidad, Vacchiani afirma que si bien cambió el gobernador el 10 de diciembre, "el cinismo y la mentira continúan"; haciendo referencia al comunicado en el que el ministro de Salud, Ricardo Pieckenstainer, acusa al equipo de salud provincial de "baja productividad y gran ausentismo".

A continuación, alude que "es llamativo" este pronunciamiento, considerando que "el mismo ministerio hace pocos meses nos construyó un monumento en la explanada del Hospital de Niños donde ponía en valor a 'un equipo de salud que siempre priorizó el bienestar de nuestra gente. Un equipo de salud que supo adaptarse y reinventarse a las diversas necesidades y modalidades de atención y abordaje hacia nuestra comunidad'".

Advierte Vacchiani que "la descalificación del equipo de salud tiene el solo fin de aplicar un nuevo ajuste en la salud pública y que así seamos los trabajadores y pacientes los que tengamos que cargar con una crisis que no provocamos".

Y concretamente, respecto al ausentismo por carpetas médicas, refirió que el tema es "controlado por Medicina Laboral y por una empresa tercerizada: Lavoris"; y que "cada caso es autorizado por el Ministerio de Salud".

A continuación, además, cuestiona el cuestionamiento por presunta poca productividad del sector, al aclarar que el equipo de salud no produce nada, sino que "realiza promoción de la salud, tareas de prevención y llegado el caso, estrategias terapéuticas".

Y apunta directamente al flamante ministro, al considerar que sostiene una "lógica mercantilista" que es "ajena al sanitarismo"; aludiendo a su pasado como director médico del Hospital Privado. "En las corporaciones de la salud privada, de donde él proviene, el máximo objetivo es la rentabilidad y por eso la salud es una mercancía. Para nosotros, la salud pública es un derecho y como tal lo defendemos y seguiremos haciéndolo", expresa Vacchiani.

Finalmente, interpreta que los despidos y "el intento de instalar una campaña de desprestigio" tendrían como objetivos un disciplinamiento del personal para "seguir socavando nuestro salario" y "profundizar la privatización de la salud pública de Córdoba".

La Provincia afirma que hay hasta un 60% de ausentismo en los hospitales públicos

“Hay hospitales públicos donde el porcentaje (de ausentismo) supera el 60%, cuando en el sector privado ese ausentismo promedio es del 8%”. Con ese fragmento que forma parte de un comunicado que emitió en las últimas horas el gobierno provincial, la administración de Martín Llaryora abrió un nuevo debate respecto de la prestación de servicios de los agentes de la salud en los hospitales provinciales.

En consecuencia, la Provincia anunció que “la cartera sanitaria comenzó a implementar un nuevo mecanismo de evaluación de desempeño de los equipos de salud de cada nosocomio”.

La acción del gobernador Llaryora se produce en medio del conflicto gremial con los empleados estatales que tiene una paritaria que la Provincia dio por caída y que está atravesado por las fricciones que desató la reciente suba de los aportes personales aprobada en la Legislatura la semana pasada.

El Gobierno informó que tras la reunión mantenida la semana pasada por Llaryora, el ministro de Salud, Ricardo Pieckenstainer, y los directores de los 44 hospitales provinciales, la cartera sanitaria comenzó a implementar un nuevo mecanismo de evaluación de desempeño de los equipos de salud de cada nosocomio.

Tras asegurar y comparar que el ausentismo en los hospitales públicos “supera el 60%, cuando en el sector privado es del 8%”, la Provincia dice que esa situación “se traduce en una baja productividad contrastada con el sector privado”.

En el comunicado oficial se da un ejemplo al respecto. Se señala que “un médico en el sector privado atiende un promedio de 20 consultas diarias, mientras que en el ámbito público el promedio, en el año 2023, es de las 8,3 consultas diarias”. Esa estadística, dice la Provincia, tiene como fuente “el registro de prácticas y consultas en la historia clínica electrónica”.

Esos datos fueron destacados por la administración Llaryora para justificar la reciente baja de contratos en el área de salud que suman 404, según la administración provincial.

Así lo planteó: “Al vencer una importante cantidad de contratos el pasado 31 de diciembre y bajo parámetros que tienen que ver con el ausentismo, productividad, justificación de inasistencias, desempeño y registro de la actividad médica en la historia clínica, se tomó la decisión de no renovar una parte de ellos y someterlos a evaluación”. Y se agrega que “esos parámetros de análisis se van a llevar también al ámbito del personal de planta permanente y monotributistas”.

La caída de esos posiciones en salud fue denunciada por los representantes gremiales. Además, la medida derivó en que los agentes de los hospitales públicos de la provincia de Córdoba declararan desde el miércoles último un estado de asamblea permanente. Por la emergencia planifican un paro total en salud.

“No han tenido piedad. Han dado de baja a compañeros contratados altamente calificados, sin previo aviso”, explicó Estela Giménez, integrante de la comisión directiva de la Unión de Trabajadores de la Salud (UTS).

Sergio Castro, secretario general del SEP, dijo que la cantidad de contratos caídos supera los 1.500 en toda la provincia. Además, el gremialista dijo que los datos que presentó la Provincia sobre el ausentismo “son irrisorios”.

Comparación de ingresos

“El gobierno entiende que los niveles de inversión que realiza en el área de Salud deben traducirse en una mejor calidad en la prestación del servicio. Con este tipo de medidas (el control de la presencialidad) se pretende poner en valor la enorme cantidad de buenos trabajadores, que se ven perjudicados por la actitud de quienes con su conducta irresponsable demuestran falta de compromiso para con los pacientes”, dijo la Provincia en la comunicación oficial.

En ese marco, el gobierno buscó contrastar los ingresos de los trabajadores del sector público respecto del ámbito privado. Asegura que “los trabajadores de la salud pública son objeto de un reconocimiento que los pone por encima de los trabajadores públicos estatales y privados”, y dio ejemplos de esas remuneraciones.

“En el mes de diciembre un residente en el sector privado cobró $375 mil, promedio. Mientras que en el sector público su salario en el mismo período fue de $854 mil (básico más aguinaldo)”, planteó la Provincia.

Y dijo que “en el caso de una enfermera que trabaja en el sector público, su nivel salario en el mes de diciembre supera en un 25% a una persona que cumple la misma función en el ámbito privado”.

Sobre el final del comunicado, la Provincia adelantó que trabajará en nuevos “marcos legales” para llevar adelante “estas nuevas políticas”. “Para la definición de estos nuevos marcos legales, el gobierno tiene la disposición de convocar a una mesa de diálogo con todos los actores del sistema sanitario”, cierra el comunicado.

Dejá tu comentario