Justicia | Córdoba | Municipalidad de Córdoba | Homicidio

Ratifican el juicio contra cuatro trabajadores municipales por la muerte de Luciano Aranda

Son acusados del delito de homicidio culposo por un hecho ocurrido en enero de 2022, cuando el adolescente se electrocutó con un poste de una plaza.

La Cámara de Acusación de Córdoba confirmó el pedido de elevación a juicio para cuatro trabajadores de la Municipalidad de Córdoba, quienes enfrentarán cargos por el presunto delito de homicidio culposo en relación con la trágica muerte de Luciano Aranda, un joven de 14 años. El incidente ocurrió el 25 de enero de 2022, cuando el adolescente se electrocutó con un poste en una pequeña plaza del barrio Alto Alberdi mientras Luciano jugaba al fútbol con su hermano y amigos.

Los acusados, identificados como Hugo Chocobares, Ramón Cuello, Marco Farioli y Julio Sebastián Banegas, son señalados como responsables de la seguridad y mantenimiento de las luminarias de la plaza donde tuvo lugar el fatal accidente. Según la Dra. Farías de la Cámara de Acusación, la imputación de homicidio culposo se basa en la supuesta negligencia de estos trabajadores en el cumplimiento de sus funciones.

La función del Departamento de Mantenimiento de la Dirección de Alumbrado Público, a la cual pertenecen los acusados, implica la vigilancia y mantenimiento de posibles fuentes de peligro, como las luminarias de espacios públicos.

La familia de Luciano Aranda será querellante en la causa

La imputación destaca que, en conjunto y con distintos niveles de jerarquía, los acusados tenían la responsabilidad de prevenir y corregir situaciones que pudieran comprometer la seguridad de los ciudadanos.

Dos de los acusados ocupaban cargos jerárquicos como jefes de mantenimiento en la Subdirección de Alumbrado Público, mientras que los otros dos eran empleados de la cuadrilla. Todos ellos enfrentan cargos por coautores de homicidio culposo.

El incidente tuvo lugar cuando Luciano Aranda, en compañía de su hermano menor y amigos, tocó una columna de metal de alumbrado público, sufriendo una descarga eléctrica fatal.

Santos Wladimir Aranda, el padre del joven fallecido, expresó su angustia y deseo de justicia.

"Honestamente, desde mi parte, como humano, lo único que espero es justicia. Ninguno de los responsables perdió un hijo de esta manera. Por eso ocurren estas tragedias, nadie supervisa lo que debe ser supervisado", sostuvo en agosto pasado, en conversación con Cadena 3.

El padre, visiblemente afectado, agregó: "Nadie me devolverá a mi hijo, pero espero que la Justicia prevalezca. Creo que lograremos un resultado justo, no puede quedar impune. La gente no debería morir en una plaza, y mucho menos un niño".

"Hagan lo que deben hacer, cobran nuestros impuestos, por lo que es su deber garantizar la seguridad. No se puede permitir que un padre o una madre envíe a su hijo a jugar en una plaza y lo reciba de vuelta muerto", cerró.

Dejá tu comentario