Policiales | robo | ciudad de Córdoba | violencia urbana

Noche de terror en barrio San Martín: ladrones balearon a un hombre y le gatillaron a su mamá

Los delincuentes intentaron robar el auto de una familia que llegaba a su casa. El hombre herido debió ser internado por las heridas en su pierna. "Dos veces gatilló y tuve un Dios aparte que no salió la bala", afirmó su mamá.

Una familia de barrio San Martín de la capital cordobesa vivió una auténtica noche de terror el pasado miércoles. Alrededor de las 22:30, los vecinos sufrieron un violento robo en su casa: motochorros armados intentaron robarle el auto, balearon en la pierna a un hombre, que quedó internado, y le gatillaron dos veces a la madre.

De acuerdo a lo detallado por las personas damnificadas a El Doce, la madre de la familia, María Eugenia, llegó en su auto junto a su hijo, quien manejaba, una amiga y su hija de 5 años. Cuando estaban guardándolo en la cochera, aparecieron dos delincuentes en moto y les exigieron a los gritos y a punta de pistola que se bajaran.

En medio de la desesperación, se metió corriendo a la vivienda y le pidió ayuda a su marido que salió con un cuchillo. Intentó amedrentarlos, pero la violencia de los ladrones escaló sin freno. Adentro del auto todavía quedaba su hijo, que se le había trabado el cinturón, y su nena que no podía salir. “Si no se baja, gatillalo”, le ordenó el delincuente que esperaba arriba de la moto a su cómplice.

En ese instante empezó la pelea cara a cara. María Eugenia contó a El Doce que el motochorro sacó un arma e inició la “balacera para todos lados a matar”. Su marido “le agarró la mano para que no le diera en la cara hasta que lo hirió”. “Agradezco que el de la moto no le disparó de atrás”, expresó aún en shock.

Cristina, la mamá del hombre baleado, también salió para intentar espantar a los delincuentes, hasta que quedó frente a frente con uno de ellos. Reveló que el de la moto apuntaba continuamente para tirar y cuando se acercó a su hijo para ver cómo estaba, el revólver le quedó en su cara: “Dos veces gatilló y tuve un Dios aparte que no salió la bala y se fueron”, dijo entre llantos.

“Yo temblaba porque pensé que le había pegado en otro lado la bala. Ya perdí un hermano por la delincuencia. Pensé que me volaba la cabeza. Mi imaginación era que iba a dejar de existir en este mundo”, confesó atemorizada.

Los delincuentes terminaron escapando tras el forcejeo. Hasta el momento la Policía no informó sobre si los agresores fueron identificados o si fueron detenidos.

Dejá tu comentario