Sociedad | vecinos | Cidi | vacunas

Al menos 60 vecinos de Villa La Toma no pueden acceder a vacunas

No tienen Cidi y tampoco entran en los programas de inscripción de la Municipalidad para mayores de 60 años. Hay personas con comorbilidades y enfermedades graves.

Voluntarios de la Asociación Civil Comedor Comunitario Tía Kusi realizaron un relevamiento en barrio Villa La Toma y se encontraron con una realidad alarmante: alrededor de 80 vecinos en condición de vulnerabilidad no habían podido acceder a alguna de las vacunas contra el coronavirus.

Pablo Rovai, voluntario del comedor, dijo a Marca Informativa Córdoba que “hicimos un relevamiento en el comedor para saber si estaban inscriptos, si se habían vacunado porque hubo varios casos de Covid-19 en el barrio y encontramos que había más de 70 personas desde los 25 hasta los 75 años que no se habían inscrpto para recibir vacunas. A los mayores de 60 los pudimos inscribir pero a los demás no porque son todas personas en condiciones extremas que no tienen Cidi”. Luego de haber inscripto a los mayores de 60, son alrededor de 60 los vecinos que quedan sin poder inscribirse.

Rovai explicó que “hay vecinos que tienen comorbilidades serias como obesidad, HIV, chagas o diabetes, y distintas discapacidades”. Además de las mencionadas, en la planilla de inscriptos que elaboraron desde Tía Kusi aparecen patologías como hipertensión, antecedentes de ACV, problemas renales graves y asma severa. Estas enfermedades, inclusive, aparecen combinadas en algunos de los anotados.

Rovai manifestó que están en un punto ciego porque no tienen cómo hacer llegar la planilla, los vecinos no tienen Cidi y “los que tienen Cidi porque lo han sacado para hacer algún trámite, no se acuerdan ni del teléfono ni del mail para recuperar una contraseña. Son personas completamente ajenas al sistema digital que plantea la Municipalidad y la Provincia”.

Desde la Provincia, puntualmente desde el Ministerio de Salud, dijeron a Marca Informativa Córdoba que “cada municipio ha hecho diferentes operativos en los barrios buscando la gente que no está anotada, y desde Desarrollo Social también tienen desplegada una red”.

El nueve de junio, hace casi un mes, el caso fue revelado por este medio al Municipio, que se comprometió a tomar cartas en el asunto y si bien se comunicaron con la Asociación Civil para brindar asistencia en las actividades que realiza el comedor, de las vacunas ni noticias.

Cuando esto sucedió, desde el comedor les plantearon la problemática del acceso a las vacunas y “lo que nos dijeron es que tenemos que ir a un puesto municipal con un teléfono para hacer el Cidi, nadie se anota sin Cidi. El primer problema acá es que estamos hablando de 60 personas que en su mayoría no tienen movilidad y, en algunos casos, están enfermos", señaló Rovai.

Otro problema que se plantea es la accesibilidad del procedimiento de inscripción de acceso a las vacunas y la conectividad de los ciudadanos. Desde el comedor Tía Kusi detallaron que “algunos pueden tener teléfono pero no tienen un mail asociado al teléfono. Yo intenté recuperar las contraseñas de los que tienen Ciudadano Digital pero llego al punto en que me muestran las tres primeras letras de una casilla de mail y me indican que a esa dirección me van a mandar la confirmación pero los vecinos no se acuerdan de esos correos o carecen de acceso. Además te pide un pin el Cidi, entonces tenés que tener email, teléfono asociado y pin. Es imposible tratándose de personas que están en condiciones extremas”.

Desde la Secretaría de Desarrollo Social del Municipio explicaron que el Estado se apoya en actores del “tercer sector” para poder dar mayor cobertura a los operativos. En este caso puntual, son los mismos integrantes del sector civil quienes, por las particularidades del caso, siguen sin encontrar una solución.

Dejá tu comentario