Sociedad | UNESCO | Pandemia | educación

Unesco: indican que se deberán reforzar los sistemas informáticos para mejorar la educación

Un documento presentado esta semana por el organismo internacional alertó sobre la necesidad de desarrollar mejoras tecnológicas para datos en toda América Latina.

Un informe elaborado por Alejandro Vera y Martín Scasso, para la Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe de la Unesco, alertó sobre el impacto que ha tenido la pandemia en los sistemas educativos desde el año pasado y aún en la actualidad, y llamó a reforzar los Sistemas de Información para la Gestión de la Educación (Siged) hacia el futuro.

En el documento difundido esta semana desde la Unesco sostienen que estos sistemas “han ocupado un lugar estratégico para que los gobiernos de la región organicen las respuestas al escenario de emergencia que instaló la pandemia de Covid-19”, y sostienen que desde la suspensión de las clases en marzo del año pasado “han sido demandados para proveer los datos que permitan acompañar la organización de la educación remota, el monitoreo de la asistencia escolar en las diferentes modalidades propuestas, la planificación del regreso a la presencialidad, la medición del impacto en los aprendizajes, entre otras necesidades”.

De este modo, consideran que los sistemas se estresaron ante la sobreexigencia y se ha demandado cada vez más datos de los que suelen reportarse. “¿Cuántas escuelas están cerradas? ¿Cuentan los alumnos con equipamiento informático y conectividad? ¿Están preparados los docentes para mantener la enseñanza remota? ¿Las escuelas están en condiciones de cumplir los protocolos para un retorno seguro?”, reflexionan desde el informe, y agregan:“¿Cuánto están aprendiendo los estudiantes? ¿Cuándo retornar a la presencialidad?”, como parte de algunas de las demandas de información que han surgido en este contexto.

Los países han tenido que encontrar soluciones diferentes y creativas para responder a las necesidades impuestas por la pandemia Los países han tenido que encontrar soluciones diferentes y creativas para responder a las necesidades impuestas por la pandemia

El documento “Los sistemas de información educativa frente a la pandemia Covid-19 de la Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe” presenta algunas reflexiones sobre el modo en que los Siged se han tenido que adaptar a este escenario, haciendo un recorrido sintético por los principales desafíos y dilemas.

“Los países han tenido que encontrar soluciones diferentes y creativas para responder a las necesidades impuestas por la pandemia, adaptando el modo en que los sistemas de información recopilan y producen información”, consideran y ponen como ejemplo que en las Unidades Nacionales de Planificación de la Educación del Instituto de Estadística de la Unesco, durante la pandemia el 62% de los países de América Latina y el Caribe se vio forzado a posponer la recolección de datos educativos a causa de las dificultades emergentes del contexto. En tanto, el 58% implementó nuevos métodos de recopilación de datos (34% a través de encuestas en línea), y el 54% requirió incrementar la frecuencia de recopilación.

“Por otra parte, los resultados de una reciente encuesta del Laboratorio Latinoamericano de Evaluación de la Calidad Educativa (LLECE) indican que varios países suspendieron sus evaluaciones de logros de aprendizajes en 2020, y otros las pospusieron”, dicen y agregan: "Muchos prevén en 2021 adaptar sus pruebas para utilizarlas como diagnóstico en respuesta a la crisis”.

Desafíos

Los miembros de la Unesco consideraron que en este escenario pueden reconocerse tres grandes desafíos:

- 1) “La actual emergencia ha vuelto prioritario un conjunto de datos, indicadores o dimensiones clave para el diagnóstico que no estaban contemplados en los Siged, o no de la manera requerida. Estos sistemas debieron adaptar indicadores tradicionales a los nuevos sentidos que impuso la pandemia (como medir matrícula o asistencia en formatos remotos), generar nueva información antes impensada (como aspectos de la enseñanza híbrida o las diferentes formas de vinculación de los estudiantes con el aprendizaje), y mejorar la calidad de datos existentes pero que no cubrían las necesidades de planeamiento (como los datos de infraestructura).

Es posible imaginar que los sistemas educativos tendrán modificaciones significativas como resultado de esta experiencia Es posible imaginar que los sistemas educativos tendrán modificaciones significativas como resultado de esta experiencia

- 2) Ha emergido con fuerza la necesidad de integrar a los Siged con otras fuentes de información, para representar dimensiones externas al mundo educativo, como por ejemplo indicadores sociales o epidemiológicos. Esta integración no es frecuente, incluso antes de este contexto. Los sistemas educativos de la región funcionan como “silos”, donde cada departamento opera de manera autónoma, lo cual resulta en sistemas de información fragmentados. La emergencia de la Covid-19 trajo la necesidad de fortalecer esta integración, y se ha avanzado en construir articulaciones para diseñar mejores respuestas desde el sector.

- 3) Han tenido que reorganizarse los tiempos de producción de la información. Históricamente, los Siged han tenido un rezago natural derivado de los procesos de recolección, procesamiento y difusión de información censal. El contexto de la pandemia ha forzado la reducción de los plazos entre producción y disponibilidad, ya que en un escenario cambiante los datos se vuelven rápidamente obsoletos”.

El documento señala que todavía no se conoce la extensión ni la profundidad de los impactos de la emergencia desatada por el Covid-19, “pero es posible imaginar que los sistemas educativos tendrán modificaciones significativas en el mediano y largo plazo como resultado de esta experiencia”, indican.

En esta línea, señalan que los Siged deberán reconfigurarse para acompañar este proceso de adaptación, y para orientar las respuestas que permitan mitigar los impactos negativos de la crisis. “Su desafío estará en recuperar de esta experiencia lecciones para mejorar la oportunidad de la información, desarrollar mejoras tecnológicas y fortalecer su vinculación con otras fuentes de datos”, sostiene el informe.

Dejá tu comentario