Economía | transporte urbano | Córdoba | inflación

Córdoba: un viaje en colectivo, casi un lujo

La pobreza se profundiza en Córdoba mientras el costo de vida se dispara. Un nuevo aumento del transporte urbano, que ahora cuesta $700, golpea duramente los bolsillos de los ciudadanos y agrava la situación de los sectores más vulnerables.

Desde la medianoche del sábado, el boleto del transporte urbano en Córdoba experimentó un fuerte incremento, llegando a los $700, un aumento del 105%. Esta noticia impacta directamente en los ciudadanos, especialmente en aquellos que ya luchan contra la pobreza. El aumento se justifica como una medida necesaria para asegurar la calidad y eficiencia del servicio, pero ¿cómo afectará realmente a las familias cordobesas?

Este incremento del 105% es el más alto desde 1994, lo que significa un cambio significativo en los gastos de movilidad para los usuarios. Comparado con el precio anterior de $340, el nuevo costo representa un aumento del 191.7%. Esto significa que las familias necesitarán destinar una parte mucho mayor de sus ingresos para cubrir los gastos de transporte, lo que podría dificultar aún más su situación económica.

El impacto del aumento del boleto en la pobreza es preocupante. A medida que los precios de los servicios básicos aumentan, las familias de bajos ingresos enfrentan una mayor presión financiera. El incremento del transporte afecta especialmente a aquellos que dependen de él para llegar al trabajo, la escuela y otras actividades cotidianas.

Con este nuevo tarifazo, una familia tipo que necesita realizar 40 viajes mensuales en colectivo deberá desembolsar $28.000, lo que representa casi el 18% del Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVM). Esta cifra es aún más alarmante si se considera que a principios de este mes, el mismo gasto equivalía a poco más del 6% del SMVM.

El impacto en los sectores de menores recursos es devastador. La pobreza en Córdoba ya afecta a más del 40% de la población y este nuevo aumento del transporte urbano profundizará aún más la brecha social.

Además, el aumento del boleto se produce en un contexto de inflación creciente y salarios estancados, lo que agrava aún más la situación económica de las familias. El índice de asequibilidad, que mide el porcentaje del salario mínimo que se destina a los viajes mensuales en transporte público, ha aumentado significativamente, lo que indica una mayor dificultad para acceder al servicio.

Dejá tu comentario