Negocios | Roma | Max Bechara | Argentina

La historia del joven empresario cordobés que acompañó a Milei en Roma

Con tan solo 29 años, Max Bechara se está convirtiendo en el presente y futuro de la escena empresarial de Córdoba, Argentina y el mundo.

Max Bechara es un joven empresario cordobés que, con tan solo 29 años, ya está dejando su huella en el mundo empresarial de Córdoba y Argentina. Su capacidad para liderar y su pasión por generar un cambio, lo convierten en uno de los actores claves del presente y futuro de la escena empresarial.

Hace tan solo unas semanas, más de 30 empresarios argentinos acompañaron al presidente Javier Milei en su gira por Italia y Bechara estuvo presente. Era el empresario más joven de toda la comitiva. La Canciller, Diana Mondino, lideró gran parte de las reuniones en las que participaron los empresarios, con el objetivo de fortalecer los lazos comerciales entre Argentina e Italia. Cabe destacar que fue la primera “misión” oficial del mandatario luego de su paso por Israel. Durante la visita a Roma, los empresarios tuvieron la oportunidad de asistir a la canonización de Mamá Antula, la primera santa argentina, en el Vaticano.

Actualmente, Max Bechara, se desempeña como presidente de la Asociación de Jóvenes Empresarios de Córdoba (AJE), una asociación independiente y sin fines de lucro que conecta a jóvenes empresarios de distintos rubros de la provincia. En AJE, Bechara lidera iniciativas para promover el emprendimiento joven y el desarrollo económico de la región. Además, ocupa el cargo de vicepresidente y Head of Business Development en Evoltis, una empresa líder en el sector tecnológico, que cuenta con más de 1.800 colaboradores y tiene en su cartera de clientes a grandes empresas como Arcor, Ualá, NaranjaX, Banco Galicia, Claro, Ilolay, entre muchas otras empresas. Evoltis es una de las empresas líder en el país y comenzó a proyectarse hacia el ámbito internacional, consolidándose en la experiencia del cliente e innovando constantemente. Fueron los pioneros en incursionar en el mercado de contact centers.

En una entrevista exclusiva con Marca Informativa Córdoba, Bechara habló sobre su infancia, el rol que cumple en Evoltis, el viaje con Javier Milei y mucho más.

image.png

¿Cómo describirías los inicios de Evoltis?

Evoltis nace en 1997. La fundó mi padre, Marcelo Bechara, en un monoambiente de la calle Chacabuco. Mis viejos se acababan de separar. En ese momento, yo tenía 3 años. En una época difícil en el contexto familiar, mi viejo, por una cuestión de necesidad, tenía que reinventarse. Evoltis nace brindando tecnología para centros de contacto, en ese momento, era el boom de los call center. Un día, un cliente que tenía mi viejo, que era Tarjeta Provencred, le pide asesores de call center. Mi viejo le dijo que sí y ahí arrancó todo lo de atender y gestionar. En ese momento solo las llamadas, hoy cualquier tipo de interacción.

Se puede decir que Evoltis fue tu segundo hermano, crecieron juntos...

Siempre bromeamos que fui el cofounder. Recuerdo a mis amigos yendo a la escuela de verano y yo en la empresa trabajando. Nos criamos juntos. Yo soy del 94. La empresa del 97. Fuimos creciendo a la par. Me sumé oficialmente a la empresa cuando estaba en primer año de la facultad. Mi viejo no quería trabajar hasta tener avanzada la carrera. Yo quería laburar donde sea y como sea. Hice una pasantía en 2014 y en 2015 arranqué con un puesto dentro de ella. En ese momento, era el auxiliar del auxiliar. Me dedicaba a hacer café y a llevar papeles. Arranqué bien de abajo. No hubo nada de arriba o regalado. La búsqueda mía de ir creciendo siempre estuvo. No quería quemar etapas.

Generaste un gran cambio en la empresa…

Fui avanzando en la empresa, pasé por el área de administración hasta el 2017/18, que dije ‘esto me aburre, no quiero saber nada’ y me fui a donde se cocinaba todo, con los productos, los servicios y los clientes. La necesidad de evolución y adaptación siempre estuvo. Después de darme cuenta de la falta de un departamento de marketing en la empresa, decidí armar uno. Esta iniciativa marcó un cambio significativo hacia una empresa más moderna. Hice una diplomatura en marketing y me largué. Ahí arrancamos con este cambio fuerte. Una empresa más amigable y cool, más fresca.

¿Alguna vez viste tu futuro lejos de Evoltis? ¿Qué te detuvo?

Estuve al borde de hacer un MBA afuera. En 2020 casi me voy a Barcelona y justo vino la pandemia. Después fueron surgiendo cosas y no lo hice. Quería viajar. Creo mucho en la globalización y en abrir la cabeza. Siempre lo que me detuvo es que me gusta Córdoba, me gusta vivir y desarrollarme acá. La comunidad empresarial que tiene es fantástica. El objetivo es venderla al mundo desde Córdoba y quedarse a pelear por lo que es de uno.

¿Cuál es tu visión para la Asociación de Jóvenes Empresarios de Córdoba (AJE) y cómo estás trabajando para alcanzar esos objetivos?

Siento un orgullo tremendo de poder formar parte de la asociación hace 4 años y hoy tener el honor de poder representarla como presidente. Genera muchísima energía. Tenemos muchos proyectos. Es una asociación con mucha fuerza joven que busca transformar realidades y generar puentes. Nuclea a casi 200 jóvenes empresarios. El poder representarlos me genera un honor enorme. Queremos seguir posicionando la asociación en el panorama local y nacional. AJE es una asociación que busca seguir creciendo en socios. Muchos son de Córdoba y buscan socios de distintas partes de la provincia. Queremos abrir 3 sedes de AJE en Río Cuarto, San Francisco y Villa María. Queremos tener ahí una representación. Esta asociación está representada por todos los sectores productivos de Córdoba. Nos propusimos expandir las fronteras. Queremos que Córdoba no sea una muralla sino una plataforma de despegue. Queremos venderle al mundo.

image.png

¿Cómo describirías la relación entre el sector empresarial y el gobierno, y qué papel juegan los jóvenes empresarios en la construcción de un futuro próspero para Argentina?

Las veces que golpeamos puerta para llevar una propuesta, siempre estuvieron abiertas. Las futuras generaciones de líderes somos parte de la transformación general del país. Los jóvenes somos el presente y el futuro. Estamos abiertos a tener encuentros con el sector público y los políticos. Hay que mirar más allá de lo micro. El objetivo es poder construir una Argentina próspera de cara al futuro. Queremos ser protagonistas de eso. Hay que buscar consenso y siempre en pos de construir una Argentina mejor.

¿Qué significó acompañar al presidente en su viaje a Roma y cómo crees que esto beneficiará a tu empresa y a la comunidad empresarial en general?

Nos llegó una invitación por parte de cancillería para formar parte de este viaje. Fue el primer viaje donde una comitiva acompañó al presidente en esta gestión. Fuimos junto a José Luis Acevedo, ex presidente de AJE. Éramos los únicos dos que representaban al sector privado de Córdoba. Había empresarios de distintas partes del país. Fue una experiencia muy rica en el sentido que pudimos estar adentro y entender cómo se mueve todo. Tener reuniones con la comitiva, con figuras importantes, poder compartir con ellos fue muy interesante para nosotros. También poder compartir nuestra visión de los jóvenes fue muy enriquecedor. Tener reuniones con asociaciones y promover la relación socio comercial fue muy bueno. Era la primera experiencia mía viajando en una comitiva oficial. Diana Mondino nos representa excelentemente bien y es una figura impresionante que tenemos. Ella abre puertas y genera puentes. No había buscado un objetivo personal para este viaje. Solo estar atento a oportunidades comerciales y entablar charlas para buscar una experiencia positiva.

image.png

¿Cuál es tu visión para el futuro de Argentina? ¿Crees que los jóvenes que se fueron van a volver?

Yo sueño con una Argentina donde los amigos, hermanos y primos no se quieran ir. Que puedan construir desde acá. Ojalá que los que piensen en irse o se vayan, se genere un ecosistema en Argentina donde emprender sea más fácil. Emprender en Argentina es muy difícil. Acá estamos nosotros y los empresarios jóvenes nos levantamos con ganas de comernos la cancha, de generar más puestos de trabajos de calidad y de transformar realidades. Con ganas de agregar valor y venderle al mundo. Ojalá se de todo para que esta gestión le vaya bien. Si le va bien, nos va bien a todos.

Dejá tu comentario