Policiales | Río Cuarto | asalto | buenos aires

Entró a una química, amenazó a la dueña a punta de pistola y robó $ 6 mil

Fue el sábado a la tarde, en la esquina de Dilkendein y Buenos Aires de la ciudad de Río Cuarto. Soledad Terroba le entregó el dinero al asaltante, aunque éste pedía más.

El sábado por la tarde, poco antes de las 18.30, la química ubicada en Buenos Aires y Dinkeldein, en el macrocentro de la ciudad de Río Cuarto, se convirtió en el escenario de un violento asalto a mano armada. La dueña del local, Soledad Terroba, se encontraba sola en el negocio cuando ingresó un hombre con un casco de motocicleta puesto y, a punta de pistola, logró robarle 6 mil pesos que eran parte de la recaudación del día. Trabaja en el caso la División Investigaciones de la Policía y hasta anoche no se había conseguido identificar al agresor.

La mujer le suplicó que no le dispare y le entregó el dinero. Pero el delincuente la amenazó a punta de pistola y le exigía una suma mayor.

La mujer, que habitualmente tiene a su cargo la atención al público del comercio, decidió tomarse unos días para reponerse del violento episodio del que fue víctima el fin de semana.

Guillermo Sempé, su marido, se mostró indignado por lo que definió como una situación de desprotección total frente a la delincuencia. En este sentido, remarcó la impunidad con la que actuó el delincuente.

A plena luz del día

“Mi esposa vio que ingresó primero un chico que llegó en una playera y le llamó la atención que le preguntó varias cosas pero después se fue. Después, entró un hombre con un casco de los que se usan para andar en moto y le apuntó a ella con un arma de fuego”, relató.

Además, precisó que en ningún momento la mujer opuso resistencia, aunque sí le imploró que no le hiciera daño. “Ella le dio la plata que tenía, pero igual el delincuente la amenazó y le pedía más. Le pidió la cartera y creo que no vio el celular. Sacó el arma de una mochila o algo así, y nadie se percató, porque no estamos acostumbrados a este tipo de cosas”, dijo el hombre.

“Antes de irse, le dijo: ‘No te movás ni respirés, porque estoy con dos más’, y se fue caminando”, agregó.

El asaltante se llevó la recaudación del día. “Había alrededor de 6 mil pesos. Es poco, porque acá atendemos incluso a la gente que viene a comprar diez pesos de lavandina”, agregó Sempé.

En otro orden, comentó que, a partir del asalto, la comerciante decidió tomarse unos días para reponerse del traumático episodio que le tocó vivir el fin de semana. “No quiere salir de la casa y piensa que todo el mundo le quiere hacer daño”, señaló Sempé.

No hay cámaras de seguridad en el interior del local y, aunque cuenta con alarma con botón de pánico, todo ocurrió tan rápido que la mujer no tuvo ni siquiera tiempo para accionarlo.

No hay cámaras

Según aseguró el comerciante, tampoco hay sistema de videovigilancia en la calle.

“La Policía hace lo que puede, pero para nosotros está atada de manos. Vinieron y revisaron. Nosotros hicimos la denuncia en la comisaría de Abilene”, detalló el hombre. Por el momento, no hubo novedades.

“Lo que más indigna de todo esto es que se fue caminando, porque siente que no le va a pasar nada, que tiene impunidad total. Nosotros trabajamos desde las 6 de la mañana y hasta las once de la noche, y encima nos asfixian con los impuestos”, se quejó el comerciante.

Dejá tu comentario