Policiales | Nora Dalmasso |

Declaró el doctor Amuchástegui, uno de los primeros en llegar a la escena del crimen

Luego, está prevista la presencia de Guillermo Gonella y Ricardo Araujo, quienes fueron convocados para declarar sobre dónde estaba el empresario Rohrer el 25 de noviembre de 2006.

El primero en abrir la jornada de declaraciones de este miércoles en el juicio por el crimen de Nora Dalmasso fue el médico cardiólogo Guillermo Amuchástegui, quien además de residir en el barrio Villa Golf a unos 300 metros de la casa de la familia Macarrón es amigo del viudo desde la época de estudios universitarios.

“Conozco a Marcelo de la época de facultad y soy amigo de hace más de 40 años. A Nora la conozco, era amiga de ella”, dijo Amuchástegui, quien recordó que ese domingo en el que encontraron sin vida a la mujer fue uno de los primeros en llegar a la vivienda, pasadas las 18.20 horas.

“Me fui a la casa de Marcelo y me encontré con lo que todos conocen. Me tomé el trabajo de llamar al forense, me comunico con mi clínica con el doctor Mazuchelli al cual le notifico lo que había sucedido. Me dice que no está de guardia pero yo insistí con que estuviera en el lugar”, señaló Amuchástegui.

Y agrega: “Luego, Juan Dalmasso me pidió que lo acompañara hasta la casa de su papá para darle la noticia de lo que había sucedido con su hija. Cuando vuelvo de la casa del papá de Nora, una hora más tarde creo, ya estaban los forenses trabajando”.

El cardiólogo dijo que conocía al empresario Miguel Rohrer de distintas fiestas de fin de año o eventos educativos. “El tipo era centro de reuniones, era bromista”, dijo Amuchástegui, quien recordó que su mujer también había sido arrojada a la pileta por el empresario en las bromas que estaba acostumbrado a realizar.

Buscan ubicar dónde estaba Rohrer ese día

Dos testigos declaran hoy acerca de dónde se encontraba para la fecha del crimen de Nora Dalmasso el empresario Miguel Rohrer, a quien los hijos de la víctima y de principal acusado, Marcelo Macarrón, apuntan como sospechoso del femicidio, informaron fuentes judiciales.

Se trata de Guillermo Gonella y Ricardo Araujo, quienes fueron convocados para declarar sobre dónde estaba el empresario el 25 de noviembre de ese año, ya que tanto para Facundo como para Valentina Macarrón es un sospechoso que nunca fue investigado.

Durante la instrucción de la causa el empresario, entonces amigo del matrimonio Dalmasso-Macarrón había acreditado que en esa fecha se encontraba en Buenos Aires y no en Río Cuarto.

También fue convocado el abogado Enrique Zabala.

En el juicio está como único acusado el médico traumatólogo y viudo Macarrón, a quien se le atribuye haber instigado el femicidio de su esposa, cometido presuntamenre por sicarios, por lo que delito que se le imputa es "homicidio calificado por el vínculo, por alevosía y por precio o promesa remuneratoria en concurso ideal", que contempla la pena de prisión perpetua.

Según la acusación que impulsa el fiscal Julio Rivero, unos meses antes del crimen Macarrón "en acuerdo delictivo con personas aún no identificadas por la instrucción, instigó el crimen de su mujer por desavenencias matrimoniales".

Para la fiscalía, mientras el acusado se encontraba en la ciudad uruguaya de Punta del Este participando de un torneo de golf, entre las 20 horas del 24 de noviembre de 2006 y las 3.15 del 25, al menos una persona ingresó en la casa de la familia, en barrio Villa Golf de la ciudad de Río Cuarto.

El homicida, "aprovechándose de la indefensión de la víctima, aguardó que ésta realice su rutina previa al descanso y abordó a Nora Dalmasso una vez que ésta se encontraba dormida en la habitación de su hija, ubicada en la planta alta de la vivienda", según el Ministerio Público.

En esas circunstancias y "cumpliendo el plan delictivo acordado previamente con Macarrón y sus adláteres, la tomó del cuello, ejerciendo una fuerte presión con sus manos, anulando así toda posibilidad de defensa".

Seguidamente, "utilizó el cinto de toalla de la bata de baño que se encontraba en la habitación, realizando un ajustado doble lazo alrededor del cuello, ocasionando la muerte por asfixia mecánica".

Dejá tu comentario