Deportes | messi | Barcelona | como

Messi entra a la universidad en PSG

Tras realizar el primario y el secundario en Barcelona, el mejor del mundo busca la licenciatura cerca de La Sorbona.

¿Qué más puede ganar Lionel Andrés Messi en el fútbol? Todos los títulos que consiguió con la camiseta Barcelona de España durante sus 17 años en el club catalán parecen demasiado como para trazarse objetivos superiores. Ganó la Champions, Ligas de España, Copas del Rey y todo lo que disputó, e incluso pudo celebrar por primera vez con la Selección Mayor de Argentina con la obtención de la Copa América el mes pasado.

Es la súper estrella más emblemática del fútbol mundial, todo el planeta está pendiente desde hace casi una semana de los pasos del astro argentino, que generó una verdadera revolución en su llegada a París. Aunque todos lo vemos como un pibe sencillo, humilde, que tiene sentimientos y que queremos que le vaya bien. Tan humano es Messi que todos estamos haciendo fuerza para que se adapte rápido, como los familiares de algún joven que deja la vida de un pueblo para mudarse a una gran ciudad y comenzar los estudios universitarios.

El rosarino ganó seis balones de oro, pero ahora salió de su zona de confort. Por eso habrá que ver cómo se adapta, cómo se integra al grupo y cómo es recibido por los fanáticos. Claro que esa recepción ya fue eufórica y de idolatría desde antes de pisar tierra en París. Pero cuando se ponga los botines y salga a la cancha comenzará la hora de la verdad.

Ya tiene las llaves del club, como tenía las de Barcelona, y las de la Selección Argentina cada vez que viene a calzarse la celeste y blanca.

Ojo, a esta universidad que llega Messi junto a su siempre presente familia no es una cualquiera. No alquiló una habitación en una pensión y comerá arroz hasta que pueda encontrarse una changa. Está en un lujoso hotel de París, en una institución que le brinda las mayores comodidades a él y a los suyos. A, y tiene una constelación de estrellas como compañeros en el plantel que conduce el argentino Mauricio Pochettino.

Todas esas condiciones son propicias para el éxito. Aunque también, a la hora de la verdad, cuando comience a rodar la pelota, tendrá la responsabilidad y la presión de ganar todo. Claro que es un hombre acostumbrado a los grandes retos, se definió él mismo como una persona muy competitiva, y como lo conocemos todos, sabemos que no llegó a París a pasear, a relajarse para jugar los últimos años de su carrera como parecieran hacer otros futbolistas.

A sus 34 años el argentino disfruta cada minuto de su llegada al PSG, de esa presentación que la mayoría de los jugadores tiene cada vez que pasa de un club a otro, pero como Messi fue fiel a Barcelona durante toda su carrera, nunca había vivido una situación así. Y la verdad es que se lo merecía.

Comienza la nueva aventura del ahora número 30, y todos estarán pendientes de su debut. Las expectativas por su arribo ya superaron todo lo que podía imaginarse.

A graduarse Lionel.

*Por Redacción Marca Informativa Córdoba

Dejá tu comentario