Sociedad | Derechos Humanos | Policía | Justicia

"No vinimos a robarte, vinimos a matarte": denuncian una violenta agresión contra una militante de DD.HH.

En vísperas del 24 de Marzo, H.I.J.O.S. informó que una integrante de la organización fue amenazada de muerte y "atada, golpeada y abusada sexualmente". Además, los atacantes escribieron la sigla VLLC (Viva La Libertad Carajo) en una de las paredes de su casa.

El organismo de Derechos Humanos Hijos e Hijas por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio (H.I.J.O.S) denunció un violento y ultrajante ataque contra una de sus militantes. Los atacantes escribieron la sigla VLLC (Viva la Libertad Carajo) en una de las paredes de su domicilio.

En un comunicado, relataron que la mujer fue “atacada por dos individuos que la esperaban dentro de su domicilio, luego de forzar la puerta e ingresar ilegalmente”. El hecho ocurrió el 5 de marzo, fue denunciado en la Policía y en la Justicia. La mujer fue “atada, golpeada, abusada sexualmente” por los captores y sufrió amenazas de muerte.

Según explicaron, la amenazaron con armas de fuego y ella les dijo que se lleven lo quieran del lugar. Sin embargo, los agresores le respondieron: “No vinimos a robarte, vinimos a matarte. A nosotros nos pagan para esto”. En el domicilio no robaron nada de valor, pero sí se llevaron carpetas con información de la organización en cuestión.

“Es un ataque político”

Desde la agrupación, señalan que se trata de “un ataque político, motivado por su militancia en derechos humanos y feminista”. Y agregaron: “Estos hechos tienen un claro correlato con las acciones y discursos de odio que la máxima autoridad del país expresa cotidianamente e incita a la violencia contra quienes militamos por los derechos humanos”.

En este sentido, la agrupación responsabiliza al Gobierno nacional y exige “el inmediato esclarecimiento del hecho por parte del Poder Judicial”.

En diálogo con Página|12, Agustín Cetrángolo, referente de la regional Ciudad de Buenos Aires de H.I.J.O.S dijo que el ataque “es una intimidación para todos, los atacantes no tuvieron ni mencionaron ninguna situación personal como motivo del ataque. Es de extrema gravedad pues corroboramos que estas personas además de atacarla y amenazarla, hicieron inteligencia previa sobre la compañera. Quieren infundir el miedo y se lo dijeron”.

Fuente: La Nueva Mañana

Dejá tu comentario