Con nuevas testimoniales concluye hoy la tercera semana del juicio por el crimen de Nora Dalmasso

El tribunal técnico de Cámara Criminal y Correccional de 1° Nominación de Río Cuarto, en acuerdo con las partes, resolvió que a partir de ahora no se dará a conocer la nómina de testigos a los efectos de, según se informó, preservar los testimonios respecto a terceros.

Con nuevos testimonios abrirá hoy la novena audiencia del juicio por el crimen de Nora Dalmasso (52), ocurrido el 26 de noviembre de 2006 en la ciudad cordobesa de Río Cuarto y que tiene como único acusado a su esposo Marcelo Macarrón (62), y cerrará la tercera semana desde que inicio el proceso el 14 de marzo último.

El tribunal técnico de Cámara Criminal y Correccional de 1° Nominación de Río Cuarto, en acuerdo con las partes, resolvió que a partir de ahora no se dará a conocer la nómina de testigos a los efectos de, según se informó, preservar los testimonios respecto a terceros.

No obstante se conoció que los testimonios continuarán, al igual que lo ocurrido ayer, sobre la personalidad del acusado, de la víctima, de la vida matrimonial y condiciones vinculadas a lo económico, entre otros aspectos que hacen a la vida social y privada.

Macarrón es el único imputado en la causa por el "homicidio calificado por el vínculo, por alevosía y por precio o promesa remuneratoria en concurso ideal”, al considerarlo instigador del crimen.

Macarrón está imputado en la causa por el "homicidio calificado por el vínculo, por alevosía y por precio o promesa remuneratoria en concurso ideal”, al considerarlo instigador del crimen.

De acuerdo a la requisitoria fiscal de elevación a juicio, mientras Macarrón se encontraba en la ciudad de Punta del Este (Uruguay) participando de un torneo de golf, entre las 20:00 horas del 24 de noviembre de 2006 y antes de las 03:15 del 25, al menos una persona ingresó en la casa de Nora, en barrio Villa Golf de la ciudad de Río Cuarto.

El homicida, “aprovechándose de la indefensión de la víctima, aguardó que ésta realice su rutina previa al descanso y abordó a Nora Dalmasso una vez que ésta se encontraba dormida en la habitación de su hija, ubicada en la planta alta de la vivienda”.

En esas circunstancias y “cumpliendo el plan delictivo acordado previamente con Macarrón y sus adláteres, la tomó del cuello, ejerciendo una fuerte presión con sus manos, anulando así toda posibilidad de defensa”.

Seguidamente “utilizó el cinto de toalla de la bata de baño que se encontraba en la habitación, realizando un ajustado doble lazo alrededor del cuello, ocasionando la muerte por asfixia mecánica”.

Finalmente, probablemente y como parte del plan criminal, “ordenó la escena con la finalidad de simular un hecho de índole sexual, tras lo cual se retiró del lugar, sin dejar rastro alguno de su persona”.

Dejá tu comentario