Buffarini | Talleres | Fassi

Fassi: "Buffarini ya es jugador de Talleres"

El presidente de Talleres confirmó en diálogo con Radio Sucesos que Julio Buffarini volverá a jugar en barrio Jardín, tras haberse ido 12 años atrás.

El marcador lateral Julio Buffarini regresará a Talleres, club que lo vio debutar como jugador profesional, antes de desarrollar la mayor parte de su carrera, en la tuvo pasos importantes por Atlético Tucumán, Ferro Carril Oeste, San Lorenzo, Boca Juniors, San Pablo de Brasil, Huesca y Cartagena, ambos equipos del ascenso español.

Así lo confirmó el presidente de la entidad de barrio Jardín, Andrés Fassi, en diálogo con el programa Metrópolis de Radio Sucesos: "Buffarini ya es jugador de Talleres".

Por estas horas, el cordobés nacido en General Cabrera se encuentra ultimando detalles para su salida del Huesca de España y, según el entorno del propio jugador, está todo encaminado para que vuelva a lucir la camiseta de la "T".

De concretarse su vuelta, el lateral derecho regresaría a Talleres tras 12 años desde que dejó barrio Jardín para partir hacia Atético Tucumán y luego a Ferro Carril Oeste, previo a su llegada a San Lorenzo de Almagro, donde obtuvo la Copa Libertadores de América.

El defensor cordobés, de 33 años, en el actual semestre jugó para el Fútbol Club Cartagena, de la segunda división del fútbol español, donde fue cedido a préstamo por el Huesca, y disputó siete partidos, con un gol anotado.

Buffarini, quien fue parte del plantel de San Lorenzo que ganó la Copa Libertadores 2014, tuvo también un paso importante por Boca Juniors, donde jugó 107 partidos entre 2017 y 2021, y ganó cuatro títulos con el "Xeneize".

Aún restan detalles para su desvinculación del fútbol español y la confirmación oficial, pero todo indica que Buffarini en las próximas horas será anunciado oficialmente como refuerzo del equipo que dirige el portugués Pedro Caixinha, que comenzó ayer en torneo de la Liga Profesional con un triunfo (2-0) ante Sarmiento, y que se medirá a fin de mes contra Colón por los octavos de final de la Copa Libertadores.

12 años después

11 años, 11 meses y 6 días pasaron desde aquel momento en que finalizó el vínculo de Julio Alberto Buffarini con Talleres. El por entonces volante derecho tenía 22 años y toda una carrera por delante. Quizás no muchos se hubieran imaginado todo lo que transcurriría en su futuro; ni en el futuro de la T.

Buffarini debutó en el antiguo torneo de la B Nacional y sufrió el descenso al infierno del Argentino A. Después de eso, Talleres sufrió varios años en esa categoría, ascendió para jugar la temporada 2013/14, volvió a descender al Federal A, ascendió de la mano de Kudelka y logró jugar copas internacionales, algo que pocos hubieran imaginado.

En todo ese tiempo, Buffarini pasó por siete clubes: Atlético Tucumán, Ferro Carril Oeste, San Lorenzo de Almagro, Boca Juniors, Sao Paulo de Brasil, Huesca y Cartagena, ambos de españa.

En ese proceso, pasó también por convocatorias en la Selección Argentina, aunque se quedó con la espina de no haber podido debutar.

En todos esos años, Buffarini jugó 408 partidos oficiales, 20 goles y ganó seis títulos. Tres de Primera División, dos de Supercopa Argentina y una Copa Libertadores de América. También entre sus experiencias tiene la posibilidad de haber jugado el Mundial de Clubes con la camiseta azulgrana, ante el Real Madrid.

Fue dirigido por más de 20 entrenadores y, con los que más jugó, fueron Edgardo Bauza y Juan Antonio Pizzi, ambos en San Lorenzo, además de Miguel Ángel Russo y Gustavo Alfaro, en Boca Juniors.

En ese lapso, prácticamente no tuvo lesiones musculares y viene de tener buena actividad en la segunda división de España, aunque no pudo afianzarse como titular. En Huesca jugó 19 partidos y en Cartagena siete; y la última vez que jugó fue el pasado 29 de mayo en la victoria 2 a 1 ante Tenerife, donde marcó su único gol en el fútbol viejo contiente. Sí, tan sólo hace una semana.

image.png

¿De 4 o de 8? Así se siente más cómodo Buffarini

Su primera posición en cancha, como jugador profesional y con la camiseta de Talleres, fue como 8: el clásico volante por derecha. Con velocidad, ganas y entrega, aquel juvenil con la melena rubia se fue ganando un lugar en el corazón de los hinchas Albiazules.

Sin embargo, esa no fue su primera posición en el campo de juego. Tampoco fue lateral, como brilló en San Lorenzo y en Boca Juniors.

"Era doble cinco o enganche. Como corría mucho y tenía dinámica, el coordinador de Atalaya, Piero Foglia, me puso como volante por derecha y me costó acostumbrarme, porque quería estar cerca de la pelota. Pero, bueno, le tuve que ir agarrando la mano al puesto y gracias a eso pude debutar en la Primera de Talleres", contó en 2015 a la revista El Gráfico.

De todas maneras, en Talleres, Atlético Tucumán y Ferro, siempre se destacó como "8", aunque también debió jugar en otras posiciones por algunas urgencias o necesidades de los entrenadores.

"Pizzi me puso de 4 y el Patón Bauza me mantuvo. Juan me había dicho que si le agarraba la mano al puesto, tendría un futuro importante porque ya por mi dinámica, me iba a diferenciar del resto. Al principio, la posición no me gustaba; me costaba marcar, quizá también estaba desatento en algún cierre, en los movimientos para tirar el offside, y jugaba al límite. Pero me adapté: ya no hago tantas faltas y me acostumbré a mirar la línea de los centrales. Por eso, hoy me siento un lateral-volante", confesó en el mismo diálogo.

"Hoy en día es muy difícil ver un carrilero por derecha como yo empecé a jugar. Hoy se juega mucho 4-3-3 y el volante por derecha es más lateral. Después de tanto tiempo, me siento más cómodo como lateral, porque tengo toda la cancha de frente", dijo tras su llagada a Huesca en el Podcast de Eco Medios.

image.png

El juvenil que limpiaba vidrios fuera de la pensión

"Cuando estaba en la pensión de Talleres, nos íbamos a limpiar vidrios y a hacer malabares con las naranjas en los semáforos para pasar el tiempo y hacer unas monedas", supo contar Julio Buffarini en diálogo con el programa Impacto Deportivo, de Radio Impacto, allá por 2019.

En ese momento, también se mostró feliz de ver bien al club de barrio Jardín tanto deportiva como institucionalmente: "No sólo en lo deportivo, sino las instalaciones, la organización y el crecimiento. Verlo al club bien y a los hinchas disfrutando es una alegría muy grande. Los hinchas son los que siempre hicieron el aguante. Talleres es un club grande", agregó.

Buffarini, con sólo 13 años, tuvo un pequeño paso por Newell's Old Boys de Rosario, aunque no se adaptó y regresó a su pueblo. Poco tiempo después, recaló en Atalaya, uno de los clubes que más promesas recluta dentro del ámbito de la Liga Cordobesa de Fútbol.

Después de esos breves pasos, se formó en las divisiones inferiores de Talleres, en una época institucional muy diferente a la actual. Muchos de los jugadores que se formaron en aquel momento, retrataron en más de una oportunidad las carencias que existían en la pensión donde se forjaban aquellos sueños de debutar en Primera División.

Dejá tu comentario