Banda Norte |

Salvaje golpiza a una mujer en Banda Norte: "Me podrían haber matado"

La víctima, de 68 años, relató que fue atacada por un hombre que se bajó de un automóvil de color negro. Fue el miércoles a las 10 de la mañana en Córdoba al 1200. "Tengo miedo de salir a la calle", relató.

Una mujer de 68 años sufrió una salvaje golpiza por parte de un sujeto de unos 35 años a la altura de calle Córdoba al 1200, en Banda Norte. El dato que llama la atención es que no le robaron y, en medio de los golpes, le dijeron al agresor que se habían confundido de persona.

Ana María Calero relató: “Me salvé de milagro, me podrían haber matado”, al mostrar las consecuencias de los golpes recibidos en el rostro, el brazo, la cadera y el pecho.

Los ocupantes del automóvil negro tendrían unos 35 años, indicó la mujer de 68 años atacada en Banda Norte.

Comentó que por su salud sale poco a la calle, prácticamente está encerrada en su casa y más aún con la pandemia.

“Ayer (por el miércoles) mi hija tenía franco en su trabajo y, como estaba lindo el día, decidí ir a comprar unas facturas a la panadería (ubicada a unas cuatro cuadras de su casa)”, comenzó a describir Ana María el calvario que sufrió.

Luego pasó por la casa de su hermana, ya que iba a ir a la carnicería ubicada en Mozart al 100 pero estaba cerrada.

Al regresar de la casa de su hermana por calle Córdoba al 1200 -lo hacía por el cordón cuneta-, se le cruzó un auto de color negro, con dos ocupantes, y uno de ellos se bajó y la atacó.

Recordó que el auto de color negro, que no logró identificar marca y modelo, lo había visto frente a su casa cuando salió para ir a comprar.

“Lo primero que hizo fue pegarme un puñete en la cara y le entregué la bolsa que llevaba con el celular, le doy la bolsa porque pensé que era un robo, la agarra y me la tira y me empezó a dar y dar, patadas, puñetes en el estómago, en la cara, en la cadera y en otras partes del cuerpo estando en el suelo”, señaló la mujer con su rostro desfigurado.

Agregó: “En medio de la agresión, me imaginé que de acá no salgo, no podía moverme y me golpeaba y era más violento cuando le decía que no pegara más”.

Ana María estimó que el atacante y el conductor del auto que nunca se bajó tendrían unos 35 años y estaban con una gorra negra, con lentes y barbijos.

Afirmó que, en medio de la golpiza, el conductor del auto le gritó: “Dejala que no es la mujer que buscamos, pero me seguía pegando; le volvió a gritar, se fue hasta la puerta del auto y volvió y me dio una patada en la cadera”.

“Yo no grité porque tenía miedo que me siguiera pegando”, sostuvo.

Cuando comenzó el ataque, el agresor le dijo que le dijera a “su hijo que no joda más que la mina es mía”.

La mujer fue asistida en la guardia de una clínica privada y le dieron 72 horas de reposo.

A partir del relato de la víctima, la policía de Banda Norte inició una investigación para tratar de dar con los agresores. Por la tarde de ese día habrían intentado golpear a otra mujer a la altura de calle Córdoba al final.

Temas

Dejá tu comentario